Los piratas, en campaña

J. ALBIOLMADRID. Los partidos exprimen todas las fórmulas posibles para convencer a los electores de que elijan su papeleta el día 27. La música siempre ha sido uno de los elementos principales de

J. ALBIOL. MADRID.
Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

Los partidos exprimen todas las fórmulas posibles para convencer a los electores de que elijan su papeleta el día 27. La música siempre ha sido uno de los elementos principales de toda esa parafernalia que rodea a un mitin y ya hay algunas melodías que a fuerza de uso casi se han convertido en himnos, en una seña de identidad más del partido. Pero además de esos sonidos tradicionales, en esta campaña electoral se están cultivando todos los géneros musicales.

El Partido Popular utiliza en sus mítines una adaptación de la banda sonora de «Los piratas del Caribe», aunque quien aparece en el escenario cuando suena esa melodía no es Johnny Deep en la piel de ese particular pirata llamado Jack Sparrow, sino el líder del PP, Mariano Rajoy. Su compañera de partido, la candidata popular a la alcaldía de Fuengirola, Esperanza Oña, pide el voto a sus conciudadanos con un curioso vídeo electoral cuya música de fondo es una salsa muy movida. Ya otra Esperanza del PP, en este caso Aguirre, utilizó en los pasados comicios autonómicos de la Comunidad de Madrid una canción que lleva su nombre -la pegadiza «Color esperanza», de Diego Torres- como reclamo electoral.

Hay quien apuesta por las formas más vanguardistas, como el candidato de Nueva Canaria a la Alcaldía de Las Palmas, Francis Candil, que usa un simpático rap para pedir el voto a los jóvenes de la localidad. El estribillo no tiene desperdicio: «El 27 de mayo, tú tienes que votar, porque como joven te tienes que mojar. Francis Candil es la solución, frente al mercadeo y la corrupción».

Hace varios meses se produjo en Estepona una polémica sobre el uso que se dio a la canción «I will go with you» de Donna Summer. Al parecer, el Partido de Estepona (que formó parte del GIL) presentó una versión del tema en castellano con fines electorales supuestamente interpretada por Rosa López. Pero la cantante, ganadora de la primera edición de Operación Triunfo, negó ser la intérprete de esa versión.