Agustín Ibarrola

Perseguido por Franco y, ahora, por el nacionalismo

Actualizado:

El artista vasco, que sufrió penas de cárcel durante el franquismo por su militancia en el PCE, es en la actualidad miembro activo del Foro Ermua, ¡Basta Ya! y la Fundación para la Libertad, que dirige Edurne Uriarte. Ibarrola comenzó a pintar en 1983 sobre los troncos de más de 500 pinos en el bosque de Oma, en Kortézubi, cerca de Guernica. Acabó la obra, internacionalmente conocida por «El Bosque de Oma», en 1991. Años después, en el verano de 1998, varios alumnos de Bellas Artes repintaron las figuras de las cortezas de los árboles. El conjunto pictórico, que recibe anualmente miles de visitantes, está integrado por unos quinientos árboles existentes sobre todo en una finca de la Diputación Foral de Vizcaya. En opinión de Ibarrola, su bosque pintado «invita a cada persona a recomponer las imágenes señaladas y las que surgen de su imaginación, así como a añadir sus propias motivaciones históricas, mitológicas o sus estados de ánimo, en un lugar muy cercano a las cuevas de Santimamiñe, que guardan valiosas pinturas prehistóricas». Desde 1994 el «El Bosque Pintado» dispone de una señalización que permite a los visitantes captar el mensaje que el artista vasco transmite utilizando como soporte la corteza de los árboles. La señalización consta de un mural en la entrada del bosque, realizado en material cerámico y que contiene una explicación manuscrita de Ibarrola y un plano con una sugerencia del recorrido.