Carmen Calvo, Ana Pastor y Pablo Casado durante la entrega de premios de la Asociación de Periodistas Parlamentarios
Carmen Calvo, Ana Pastor y Pablo Casado durante la entrega de premios de la Asociación de Periodistas Parlamentarios - EFE

Los periodistas parlamentarios entregan a Adriana Lastra el galardón «castigo para la Prensa»

Ana Oramas recibe el premio a la «mejor oradora» del año

Actualizado:

La Asociación de Periodistas Parlamentarios (APP) ha entregado esta noche sus premios anuales a la clase política. El galardón «castigo para la prensa» que señala al dirigente que tiene la peor relación con los periodistas ha recaído en la portavoz socialista en el Congreso, Adriana Lastra. Estaba nominada también a este galardón la portavoz del PP en el Congreso, Dolors Montserrat, el diputado de Unidos Podemos Rafael Mayoral y el senador de Compromís, Carlos Mulet.

En cambio, los periodistas han querido destacar la buena relación que la ministra de Hacienda, María Jesús Montero, dispensa a la Prensa con el galardón «Luis Carandell». El secretario general de Ciudadanos, José Manuel Villegas; la portavoz adjunta de Podemos, Ione Belarra; y el portavoz del PDECat, Carles Campuzano, optaban también a este premio.

El premio «azote del Gobierno» juzga cuál es el líder político que hace la oposición más tenaz al Ejecutivo y ha ido a parar a manos del presidente del PP, Pablo Casado. Competía por esta distinción con el presidente de Ciudadanos, Albert Rivera, el exportavoz del PP Rafael Hernando y la diputada popular Beatriz Escudero. En la otra cara de la moneda, el galardón «azote de la oposición» ha distinguido la labor de la vicepresidenta del Ejecutivo, Carmen Calvo, para hacer frente a los ataques del resto de los grupos.

El galardón «Emilio Castelar», que escoge al mejor orador del año, ha recaído en la portavoz de Coalición Canaria, Ana María Oramas. Estaban nominados también a recibirlo el presidente de Ciudadanos, Albert Rivera; el secretario general de Podemos, Pablo Iglesias, y el portavoz de ERC, Joan Tardà.