Peor, imposible

El aspirante a candidato del Gobierno ha dado probada muestra de su ineptitud para la gestión política

Luis Herrero
MadridActualizado:

Lo peor de todo es que el aspirante a candidato del Gobierno ha dado probada muestra de su ineptitud para la gestión política durante el tiempo transcurrido entre las elecciones del 28 de abril y su investidura fracasada del 25 de julio. Durante esos tres meses se ha comportado como un patán. Contabilizemos sus errores de bulto:

El primero, la misma noche de las elecciones, fue vender su magro resultado como una proeza triunfal. Como venía de hacer espeleología, cavando fosas cada vez más profundas elección tras elección, el hecho de haber igualado los resultados que obtuvo Rajoy en 2015 -y que obligaron a repetir los comicios- le pareció toda una hazaña. Salió de las

Luis HerreroLuis HerreroArticulista de OpiniónLuis Herrero