«Pelotazos» en coalición

«Pelotazos» en coalición

JANOT GUIL | BARCELONA
Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

Los diez tomos del sumario del «caso Pretoria» desvelados esta semana son en sí un resumen de la historia reciente de Cataluña. A propósito, decía el presidente José Montilla que Cataluña «ni es un oasis ni una alcantarilla». Visto lo visto en Pretoria, es las dos cosas a la vez.

En el paisaje de corrupción urbanística, cohecho, tráfico de influencias y blanqueo de dinero que retrata el sumario pretoriano, los protagonistas, la veintena de imputados, conforman una coalición de varios colores políticos; una coalición de intereses en el propio lucro. Por aquí desfilan ex altos cargos del gobierno de CiU como Macià Alavedra (ex consejero de Economía) y Lluís Prenafeta (ex secretario de Presidencia), el alcalde de Santa Coloma de Gramanet, Bartomeu Muñoz, del PSC, o el ex diputado socialista Luis García, ya por siempre «Luigi», presunto cerebro de la trama, el «hub» en el que a la postre convergen todas las direcciones de este entramado de políticos corruptos, comisionistas, empresarios de la construcción, paraísos fiscales y aficionados al productivo arte de la pintura para blanquear dinero.

La burguesía catalana y los advenedizos de la Cataluña crecida a golpe de tocho e inmigrante se dan la mano. Por si queda la duda de que su complicidad va más allá de siglas, sólo hay que oír, de entre las numerosas y suculentas escuchas telefónicas entre imputados que obran en el sumario, aquella de los socialistas Luis García y Bartomeu Muñoz en que ambos coligen al unísono: «Montilla no nos da nada. Lo mejor es que gane el Mas éste y nos darán más cosas».

Precisamente es esta frase, junto a una llamada de Prenafeta a Artur Mas («hay un señor que quiere almorzar contigo porque quiere facilitar cosas, ¿me explico?»), la que ha convertido a Pretoria en el mayor de los ventiladores para salpicar a todo al actual hemiciclo catalán. A todos.

En año de elecciones autonómicas, el oprobio se cierne sobre el pasado y presente de CiU y PSC. En el caso de la federación nacionalista, la huida hacia adelante puede acabar en traspié.

«Casualmente» en esta semana de desvelos pretorianos se ha acordado crear, después de que el PSC cambiara de opinión y la avalara, la comisión parlamentaria sobre el «caso Palau», que indagará sobre presunta financiación irregular de CiU a través del «chiringuito» modernista de F_lix Millet. Ante esto, la federación que lidera Artur Mas ha pedido que el Parlament indague con igual empeño sobre Pretoria. Y quizás al final se de con su bumerán.

De Alavedra a Mas y de Luis García a los consejeros socialistas Antoni Castells y Joaquim Nadal (de Economía y Obras Públicas), con quien los pretorianos tuvieron contactos para convencerles de algunas operaciones urbanísticas. Ellos niegan ningún trato de favor aunque no hay que olvidar que un subordinado de Nadal, Emili Mas, el gerente del Incàsol, el organismo de la Generalitat que gestiona el suelo público, está imputado. Entremedio, en el sumario se alude a cargos de ICV en el departamento de Vivienda.

Santa Coloma es el epicentro de las operaciones de la trama, pero le siguen otras ciudades como Badalona, ayuntamientos socialistas pero también de otro color (un imputado es Víctor Ros, del PP, ex alcalde de Sant Andreu de Llavaneres). Y la mancha de la sospecha se extiende a otras muchas ciudades cuando se las rumbosas andanzas de «Luigi»...