Pedro Sanz: «Los riojanos no somos menos que los catalanes, vascos o gallegos»

Muestra su preocupación por la construcción de un Estado autonómico asimétrico y afirma que las reformas de Estatutos deben hacerse desde el consenso y con la participación de todos

Texto: Carmen Ortega/
Actualizado:

-¿Qué impresión sacó de la primera entrevista con Zapatero?

-Fue una entrevista que se enmarca dentro de lo que tienen que ser las relaciones institucionales entre los gobiernos y, por encima de lo que puedan ser las diferencias ideológicas, la responsabilidad de ambos primó sobre los intereses partidarios y hubo buena voluntad, buenas formas y buena intencionalidad para buscar puntos de colaboración y encuentro en beneficio de los riojanos y en beneficio del papel de La Rioja en la construcción de España.

-Acudió a la Moncloa con un amplio repertorio de reivindicaciones para La Rioja. ¿Cuál le parece la más urgente?

-A la Moncloa no se puede ir sólo a pedir. Hay que ir también a ofrecer y a buscar la fórmula de colaboración. Yo llevé una relación de compromisos, actuaciones y obras pendientes de la Administración central, que ya se llevaron a cabo con el Gobierno anterior y que ahora hay que continuar. Por otra parte, llevé un planteamiento de lo que debe ser la vocación que tiene la Comunidad Autónoma de La Rioja de participar en la organización del Estado. Independientemente de poner por orden cuáles son las prioridades que podríamos tener en materia de infraestructuras o de elementos sensibles para nuestra Comunidad, hay otros aspectos que tienen mayor calado, como la construcción del Estado autonómico. Me preocupa que la percepción que se pueda tener es que haya comunidades de primera o de segunda, privilegios para unos o para otros en función del tamaño o de los orígenes históricos de cada comunidad o que pueda constituirse un Estado autonómico asimétrico, lo que perjudicaría los intereses de la Comunidad Autónoma de La Rioja. Por eso puse de manifiesto al presidente que los riojanos no queremos ser más que nadie pero tampoco menos que nadie. Que los riojanos no somos menos que los catalanes ni que los vascos, ni que los andaluces ni que los gallegos y que la construcción de España hay que hacerla con el consenso y la participación de todos.

-¿Habría planteado las mismas demandas si el Ejecutivo central hubiera estado liderado por el PP?

-Exactamente las mismas. Es más, algunas de las que yo llevé ya eran coincidentes con las del Gobierno de José María Aznar. Yo le hablé de las Glosas Emilianenses y esa reivindicación también se la expuse a Aznar. No hay por qué diferenciar por colores políticos a la hora de hacer un planteamiento serio y responsable.

-Últimamente parece que ha habido desencuentros con Madrid sobre la revisión de las transferencias sanitarias.

-No es que haya habido desencuentros, pero hay una cuenta pendiente, que es la liquidación de ese sistema de financiación en relación con los desplazados o con el gasto farmacéutico o incapacidades laborales. La polémica que ha podido surgir deriva de declaraciones de la ministra de Sanidad, que ha querido romper el equilibrio de financiación anunciando que tenía intención de financiar el hospital de Asturias, lo que sería un agravio, porque supondría financiar este centro y no el que construye La Rioja. El presidente me dijo que si hay financiación para Asturias también la habría para La Rioja.