Sánchez y Díaz en julio de 2014, tras ser elegido el primero secretario general del PSOE
Sánchez y Díaz en julio de 2014, tras ser elegido el primero secretario general del PSOE - ISABEL PERMUY

Pedro Sánchez y Susana Díaz se reencuentran hoy en Ferraz tras más de diez días de críticas veladas

Durante los últimos días, la presidenta andaluza ha pedido «autocrítica»

MadridActualizado:

El silencio del secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, desde las elecciones del 26-J ha contrastado con las muchas palabras de la líder andaluza, Susana Díaz. No hubo sorpasso, pero los resultados han dado pie a retomar un debate por el liderazgo con el que ya saltaban chispas antes de la segunda convocatoria de elecciones.

Este viernes por la tarde Sánchez y Díaz se reúnen por fin en Ferraz. Será después de toda una jornada en la que pasarán otros nueve dirigentes territoriales dentro de la ronda de encuentros bilaterales que Sánchez abrió el pasado martes.

Este será el primer encuentro entre ambos desde la cita electoral. Los últimos días los ha llenado Díaz pidiendo «autocrítica», mostrando su descontento con los resultado electorales y evitando dar su apoyo a Sánchez. Cuando la preguntaron si creía que el candidato debía dimitir por este nuevo fracaso electoral, respondió: «Yo no voy a decirle a nadie lo que tiene que hacer», añadiendo a renglón seguido: «Si no estoy contenta con el 31,2% de respaldo en Andalucía, imagínate con el 22,6 en toda España». Díaz ha culpado de la derrota a la mera idea «de que íbamos a pactar con Podemos».

La relación entre ambos no siempre fue así y Pedro Sánchez logró ser secretario general del PSOE en julio de 2014 gracias a los votos de la federación andaluza. Las críticas de Díaz a Sánchez tardaron más de cien días en llegar, pero llegaron. Algunas decisiones del nuevo líder, junto con la mayor cercanía de ella a históricos como Felipe González o Alfonso Guerra, hicieron que sus caminos se separaran.

Ahora la desconexión entre ambos es evidente. No hablan pero se lanzan mensajes por los medios. Y aunque ella guarda silencio, muchos ya dan por hecho que la andaluza le disputará el liderazgo en las próximas primarias del partido.