El payaso y la filósofa

Garcés se superó al decir que tenía fiebre el día de la consulta y que, por consiguiente, «alucinó» con las cargas policiales

Pedro García Cuartango
MadridActualizado:

El payaso expresa con sus gestos la misma perplejidad que el filósofo enuncia con sus pensamientos. Lo dice María Zambrano en un magistral ensayo, titulado «El payaso y la filosofía», en el que describe la profunda afinidad entre el oficio de hacer reír y el de pensar. No en vano ya Nietzsche subrayó que «todo lo profundo lleva una máscara».

Cualquier observador de la sesión de ayer en el Supremo quedaría sorprendido por el carácter premonitorio del trabajo de María Zambrano porque la declaración de Marina Garcés, profesora de Filosofía, se inscribió en el terreno de la risa y la provocación mientras que la comparecencia de Jordi Pesarrodona, payaso y

Pedro García CuartangoPedro García CuartangoArticulista de OpiniónPedro García Cuartango