La patronal vizcaína reconoce que ETA extorsiona a los empresarios pero considera que la mayoría no cede al chantaje

Bilbao. Ep
Actualizado:

El secretario general de la patronal vizcaína, Francisco Javier Azpiazu, admitió hoy que en la actualidad ETA mantiene su extorsión sobre el empresariado de Vizcaya, al que sigue exigiendo el denominado «impuesto revolucionario». Sin embargo, se mostró convencido de que la mayor parte de los empresarios se niegan a pagar la cantidad que les exige la banda terrorista.

Para Azpiazu, esta situación resulta «absolutamente lamentable y rechazable», además de perjudicial «para que la economía de este país genere riqueza y empleo».

Dijo deconocer si el chantaje económico de la banda armada se ha intensificado en los últimos tiempos y si se ha extendido a profesionales con negocios más modestos. «No lo sé. Lo que sí sé es que la extorsión continúa», afirmó.

RESTABLECER LA COMUNICACION ENTRE POLITICOS

Por su parte, el presidente de la Confederación de Empresarios de Vizcaya, José María Vázquez Eguskiza, instó a los políticos a restablecer la comunicación entre ellos, a su juicio inexistente en la actualidad, con el fin de contribuir a hacer de Euskadi «un país en el que apetezca vivir a todo el mundo». El dirigente empresarial censuró la falta de comunicación existente entre los representantes de los ciudadanos y se preguntó «qué se puede esperar de los resultados de unos posibles comicios» con un clima previo como el existente.

Recordó que «los políticos, que están elegidos para políticos, no hablan, no se comunican. Estoy hablando de un nivel de comunicación, estoy hablando casi de Atapuerca, de un nivel de comunicación». A su juicio, la comunicación entre la clase política es «un paso más elemental» de lo que es el diálogo.

Preguntado por si el anuncio de la fecha de los comicios autonómicos ayudaría a solventar el problema existente, respondió: «Si se llega a unas elecciones, cuando fuera, con esta falta de comunicación, no estoy hablando ni de entendimiento ni de hablar, qué podemos esperar de este clima previo».

Vázquez Eguskiza quiso distinguir entre lo que puede considerarse un clima preelectoral, en «juego político más o menos normal» en el que «se exponen sus programas y se encienden los discursos», y esta situación , «en la que es evidente que no hay ni una chispa de comunicación en ninguna zona de las que se puede establecer una comunicación».

«Por lo tanto, las elecciones pueden ser un antes y un después desde algo hacia algo más. Pero, de la nada, ¿hacia dónde? . Me parece mucho más importante que se establezcan las chispas de comunicación dónde sean y con quién sea», apuntó.

Animó a repetir situaciones en las que sí se han producido acuerdos entre instituciones y partidos políticos distintos, como es el caso del Plan interistitucional de la Margen Izquierda o la corrección en materia fiscal que se acordó recientemente en la Hacienda de Vizcaya.

El dirigente de la patronal vizcaína pidió, por otra parte, el cese de la violencia, para hacer de la Comunidad Autónoma Vasca un lugar «atractivo para la inversión, el trabajo y el bienestar, no sólo en términos económicos», petición que enmarcó en la denominación «Acciones para la vida» elaboradas por la patronal.