Patrick Nogueira confiesa ser el autor del cuádruple asesinato de la familia de Pioz

La Fiscalía Provincial de Guadalajara pedirá la prisión provisional para el joven por el doble crimen con el agravante de alevosía

MADRIDActualizado:

Patrick Nogueira ha confesado este viernes ser el autor del cuádruple asesinato de la familia de Pioz a la Guardia Civil, según han informado a ABC fuentes judiciales. El joven brasileño no ha ofrecido muchos detalles, a la espera de la declaración que prestará previsiblemente esta tarde ante el titular del Juzgado de Instrucción número 1 de Guadalajara. La Fiscalía pedirá la prisión provisional para Nogueira por el doble asesinato con el agravante de alevosía de los dos niños menores de edad que fueron hallados en bolsas de basuras en un chalé de este municipio.

Gouveia llegó este jueves a las 17.00 horas a las dependencias de la Comandancia de la Guardia Civil de Guadalajara, donde fue increpado por dos personas que tenían la doble nacionalidad brasileña y española y que llegaron a gritarle que tenía suerte de estar en España porque en Brasil estaría muerto. Su madre y la hermana más próxima, abuela y tías de Patrick respectivamente, ignoraban que el presunto asesino de sus tíos y sus primos iba a volar a Madrid para que la Guardia Civil lo esposara.

En ocho meses Patrick Nogueira, 19 años, niño mimado y narciso, con un alto concepto de sí mismo y antecedentes por apuñalar a su profesor, ha viajado a Madrid dos veces: la primera para cumplir su sueño de futbolista; la segunda para enfrentarse a las pruebas de su crueldad y al castigo. Sabe él y sabe su familia que la pena será más llevadera en cualquier centro penitenciario español que en un penal brasileño. Y esa razón ha tenido un peso fundamental.

La Guardia Civil no ha revelado sus convincentes argumentos, esgrimidos primero en persona y luego por teléfono a Jana Nogueira, hermana del presunto asesino. Ella, abogada y dentista, subió a un avión el 10 de octubre con un letrado brasileño y se plantó en Madrid para conocer qué tenían contra su díscolo hermano menor, que se proclamaba inocente pese a las acusaciones que ventilaba la Prensa. Jana y el abogado regresaron a finales de la semana pasada a casa. Ella, hundida. Les contaron dónde había ADN de Patrick en la escena del crimen; cómo su teléfono estaba en Pioz a las horas en que se cometió la carnicería, cómo su abono transporte había registrado el viaje en autobús, las huellas halladas (incluso en un cuchillo) y las que faltan por acotar. Uno de los agentes de la UCO siguió llamándola al móvil, cargándola de razones para que el chico se entregara en lugar de afrontar un proceso allí con todas las desventajas del durante y del después.

Sin incinerar

El miércoles se consumó la operación, atípica pero exitosa. Patrick viajó solo en un avión comercial compartiendo vuelo con pasajeros ajenos al acompañante. No ha trascendido si ha admitido los hechos ante los investigadores con los que va a pasar en torno a 48 horas hasta que quede a disposición del juez instructor. Es llamativo que después de la implicación de su familia le asista un abogado de oficio, si bien todo apunta a que están buscando a alguien de confianza y prestigio en Madrid. El magistrado ya acordó la entrega de los cuerpos de las cuatro víctimas que podrían ser incineradas la semana próxima. Si la defensa no se opone, claro. No se descarta que puedan solicitar una nueva autopsia.