Ana Pastor, presidenta del Congreso - MAYA BALANYA

Pastor aguanta el pulso a Sánchez: la Mesa rechaza el atajo de Presupuestos

La izquierda intentaba forzar la reforma urgente de la Ley de Estabilidad sorteando el veto del Senado

MadridActualizado:

La Mesa del Congreso ha rechazado este lunes, con el voto de PP y Ciudadanos, la enmienda del PSOE para intentar acelerar la tramitación de los Presupuestos y burlar así al Senado. Los socialistas introdujeron de tapadillo la semana pasada un cambio en la reforma de la ley del Poder Judicial para eliminar la capacidad de veto de la Cámara Alta sobre el techo de gasto, pero la Mesa de la Cámara Baja no ha aceptado ese atajo.

PP y Ciudadanos presentaron sendos recursos pidiendo anular esa enmienda al considerarla un «fraude» al referirse a un asunto ajeno al objeto de la proposición de ley. El grupo dirigido por Dolors Montserrat señaló además que ya estaba en tramitación una iniciativa legislativa específica sobre el veto del Senado a la senda de déficit y que no debía haber cauces paralelos. Tras dos horas y media de acalorado debate, la Mesa ha tumbado la enmienda socialista por cinco votos (PP y Cs) a cuatro (PSOE y Podemos).

La colisión entre el Gobierno y el Congreso es insólita. La situación creada tras la moción de censura a Mariano Rajoy, el 1 y 2 de junio, ha provocado que por primera vez en la historia el Ejecutivo no tenga el control sobre el Parlamento y ello está originando un conflicto permanente entre ambos poderes.

El choque de fuerzas es total porque están en juego los Presupuestos, de cuya aprobación dependerá o no que Pedro Sánchez pueda agotar la legislatura. Tras quedar cerrada esa vía de reforma por la puerta de atrás, al PSOE y a Podemos solo les queda completar el procedimiento normal de revisión de la Ley de Estabilidad, para la que cuentan con el apoyo de la mayoría del Pleno, pero que se extenderá varios meses. Eso hará imposible que el Gobierno cumpla con su calendario presupuestario.

Pastor: La Mesa no tolera «presiones»

La propia presidenta de la Cámara, Ana Pastor, ha advertido esta mañana de que no tolerá «presiones» del Ejecutivo, recordando que la Mesa del Congreso es soberana en su capacidad de decidir sobre iniciativas parlamentarias y ordenar los debates. La dirección del grupo del PSOE lleva semanas amagando con buscar la reprobación y hasta pedir la «dimisión» de la presidenta.

En un escrito, el grupo socialista ha dejado claro su rechazo al acuerdo de hoy, que considera que «es arbitrario, inaudito e inaceptable». Los socialistas, al igual que Podemos, no descartan recurrir el bloqueo de la Mesa ante el TC, aunque el Alto Tribunal acumula hasta 14 sentencias rechazando la argucia utilizada ahora y en el caso hipotético de que les diera la razón, sería demasiado tarde.

Los socialistas también se han quejado de que Pastor no haya solicitado un informe técnico a los letrados antes de decidir la exclusión de su enmienda. PP y Cs han asegurado que ese informe no era necesario porque existen antecedentes, el último de 2012, en los que la Mesa grande de la Cámara ya decidió rechazar unas enmiendas en la Comisión de Justicia.

Pastor ha ofrecido después de la reunión una breve aclaración a los periodistas, admitiendo que la situación es «inédita», en la que ha confirmado que la Mesa ha rechazado la admisión de la enmienda socialista, que sí obtuvo el visto bueno de la Mesa de la Comisión de Justicia, presidida por el PSOE.

Según ha explicado Pastor, han prevalecido dos criterios. Por un lado, ha recordado que el Parlamento ya estaba tramitando la reforma de la Ley de Estabilidad, por procedimiento ordinario, por lo que el inicio de una doble vía presentada por el PSOE en la comisión de Justicia puede crear «inseguridad jurídica, que la Mesa debe evitar».

También ha recordado Pastor que la doctrina del Tribunal Constitucional es clara al determinar que debe existir una concordancia en las iniciativas legislativas, algo que se ha roto al presentarse una enmienda de la Ley de Estabilidad en el cajón de una ley para la lucha contra la violencia machista.

«Es claro que ni existía ni la referida conexión con el objeto de la iniciativa legislativa que se estaba tramitando en la comisión de Justicia ni era congruente con su objeto ni con su espíritu ni con sus fines esenciales tal y como exige la jurisprudencia del TC», ha recalcado Pastor, quien ha insistido en que la Mesa del Congreso debe garantizar la «necesaria homogeneidad y confluencia» de las iniciativas parlamentarias.

PSOE y Unidos Podemos avanzan que mantendrán su protesta ante lo que consideran un «uso político» de la Mesa del Congreso para torpedear la acción del Gobierno de Pedro Sánchez. Y llevarán esta guerra mañana otra vez a la Mesa y a la Junta de Portavoces.