La pasión de Abascal por el deporte le «castiga» a llevar muletas

La lesión del líder de Vox, tal y como explicó parte de su equipo en el Congreso, se debe a una lesión deportiva en la zona interior del muslo por una mala postura

MadridActualizado:

La primera visita de Santiago Abascal al Congreso la semana pasada dejó la primera anécdota de la legislatura. Y la primera conversación cordial entre dos políticos antagónicos en las formas y en las ideas. El pasado viernes el líder de Vox acudió al Congreso para formalizar la documentación como diputado electo y apareció, sorpresivamente, con muletas. Una vez dentro de las inmediaciones del parlamento coincidió con Pablo Iglesias en un ascensor, donde ambos mantuvieron una breve charla.

Al ver que iba con muletas, Iglesias le preguntó qué le había pasado y le aconsejó ir al fisioterapeuta. «Deberías ir al fisio», dijo el líder de Podemos. Entre risas, Abascal bromeó sobre su falta de tiempo para acudir al especialista y apostilló «los vascos somos así».

La lesión de Abascal, tal y como explicó parte del equipo del Vox en el Congreso se debe a una lesión deportiva. El político, que se encontraba haciendo ejercicio en varios aparatos deportivos, se hizo daño en la zona interior del muslo por una mala postura. El dolor era tal que Abascal apenas podía andar, según indicaron fuentes de la formación.

Como ya había señalado el líder de Vox, la agenda del político le había impedido acudir al médico y estaba previsto que visitase el fisioterapeuta por la tarde, después de recoger sus credenciales como diputado en la Cámara Baja.