El Rey renuncia al paraguas y se moja con los soldados
El Rey pasa revista a las tropas bajo un aguacero, hoy en Berna - AP

El Rey renuncia al paraguas y se moja con los soldados

Don Juan Carlos pasó revista a las tropas bajo un aguacero y cruzó la Plaza Federal de Berna para saludar a unos españoles

ENVIADA ESPECIAL A BERNA Actualizado:

Hacía tiempo que no llovía en Berna, pero las nubes han descargado con fuerza precisamente durante la ceremonia oficial de bienvenida a Sus Majestades los Reyes, que han iniciado esta mañana su segunda visita de Estado a la Confederación Helvética. Después de aterrizar en el aeropuerto de Zúrich, donde han sido recibidos por la presidenta de Suiza, Micheline Calmy-Rey, Don Juan Carlos y Doña Sofía han viajado a bordo de "un tren especial" a Berna, en cuya Plaza Federal se ha celebrado la ceremonia.

Los Reyes y la presidenta suiza han escuchado los himnos nacionales de España y Suiza protegidos por paraguas y bajo un intenso aguacero, pero cuando un oficial ha dado la novedad a Don Juan Carlos y le ha invitado a pasar revista, el Monarca ha pedido al asistente que le protegía con un paraguas que no le siguiera y ha pasado revista a las tropas a la intemperie. Al Rey le acompañaba la presidenta suiza, que no ha querido renunciar al paraguas. Estos gestos siempre han sido habituales en Don Juan Carlos, que en los actos militares ha preferido mojarse como el resto de los soldados.

efe 
efe 

Después de cruzar la plaza bajo la lluvia y de pasar revista a las tropas, siguiendo el formato del protocolo suizo, que es algo más largo de lo habitual, el Rey se ha acercado hasta las vallas que separaban al público para saludar a un grupo de españoles que aguardaban con una bandera nacional y que le recibieron con gritos de "¡Vivan los Reyes!".

Al terminar la ceremonia de bienvenida, Don Juan Carlos y la presidenta suiza se han dirigido al Salón de los Pasos Perdidos del Palacio Federal, situado en la misma plaza, donde han guardado un minuto de silencio por las víctimas del terremoto de Murcia y han pronunciado sus respectivos discursos. A Don Juan Carlos aún se le podían ver las marcas de humedad que la lluvia ha dejado en su traje de chaqueta. A continuación ha mantenido un encuentro con Calmy-Rey y después ha regresado al hotel para cambiarse de traje y asistir esta noche a la cena de gala que el Consejo Federal ofrecerá en honor de Sus Majestades.