El pago en especie impide invertir 484 millones ya consignados para 2010

J. MORILLO/M. CORREASEVILLA. La liquidación de la Deuda Histórica mediante el traspaso a la Junta de solares del Estado y de la sociedad Agesa, acordada el jueves en Madrid, no permitirá a la Junta

Actualizado:

J. MORILLO/M. CORREA

SEVILLA. La liquidación de la Deuda Histórica mediante el traspaso a la Junta de solares del Estado y de la sociedad Agesa, acordada el jueves en Madrid, no permitirá a la Junta invertir 484 millones de euros el próximo año, que ya están consignados en los Presupuestos andaluces con cargo precisamente a la Deuda Histórica, y cuyo destino desgranó hace apenas un mes la consejera de Economía, Carmen Martínez Aguayo. Si la Deuda no se salda en «dinero contante y sonante», como se comprometió el presidente de la Junta, esos 484 millones no podrán ser invertidos ya que no llegarán. Como tampoco llegaron los otros 300 millones de la Deuda que el Gobierno central tendría que haber abonado este año, que también tenían destino en los Presupuestos de 2009, y que parecen haber sido «olvidados» por la Junta después de que Martínez Aguayo admitiera recientemente que ella misma renunció a reclamárselos al Gobierno de Zapatero.

El reparto previsto

Según explicó la consejera de Economía, esos 484 millones aún pendientes de cobrar al Estado tendrían el siguiente destino en 2010: 29.100.000 serían para política de infraestructuras, 14.500.000 a actuaciones en materia hidráulica, 148.600.000 a construcción, ampliación y reforma de centros educativos e inversiones en universidad; 35.100.000 a construcción de residencias, centros de día, centros de mayores y de menores y al Plan de Drogodependencia; 66.200.000 a política de vivienda y urbanismo. Y 190.500.000 para centros de salud, hospitales y chares.

Al saldarse la Deuda en solares, su ejecución se antoja sumamente difícil durante 2010, ya que el listado definitivo de ese suelo aún propiedad del Estado y su tasación no estará hasta el 20 de marzo, fecha que el Gobierno central tiene de plazo según el Estatuto para liquidar la Deuda, por lo que habría que esperar a que la Junta obtuviera rentabilidad de algunos de esos terrenos para contar con dinero necesario que permita la inversión prevista.

Lo que es seguro, tras el acuerdo suscrito entre Junta y Gobierno, es que esos 484 millones no van a consignarse en las inversiones previstas. En concreto, las cuentas para 2010 recogían una inversión de 190.500.000 euros para la construcción y mejora de infraestructuras hospitalarias.

Tal como manifestó el portavoz presupuestario del PP, Salvador Fuentes, «la Junta pretende pagar esa inversión en hospitales vendiendo los restos de la Expo del 92», por lo que criticó duramente, en línea con el presidente del PP-A, Javier Arenas, que la Deuda Histórica no se pague en «dinero contante y sonante», como prometió Griñán.

Perjuicio en sanidad

La no inversión prevista afectará directamente a la construcción de Centros Hospitalarios de Alta Resolución (chare), en concreto los que deberán dar servicio en la zona de Aracena, Estepona, Mijas, Palma del Río y Cazorla, así como los nuevos hospitales de Málaga y Jaén, cuya inversión prevista para 2010 era de más de 41,5 millones.

Por provincias, la no ejecución de las inversiones para 2010 en el Servicio Andaluz de Salud se traducirá en un recorte del gasto en Almería de más de 12,6 millones, que afectará la remodelación del ala de maternal del Hospital de Torrecárdenas y a centros de salud de Adra y Pulpí.

En Cádiz se dejarán de invertir más de 25,7 millones destinados, en principio, a la remodelación de los hospitales infantil de Algeciras, de Jerez y Puerto Real, entre otros. En Córdoba, el recorte de algo más de 24,6 millones afectará a las remodelaciones de los hospitales Reina Sofía de la capital, al de Cabra y los Pedroches, diversos centros de salud y la construcción del chare de Palma del Río.

La inversión prevista en Granada con cargo a la Deuda Histórica asciende a más de 16,7 millones y comprende la construcción del chare de las Alpujarras y remodelaciones en centros de salud y hospitales como el Virgen de las Nieves, San Cecilio, Baza y Motril. En Huelva, hay partidas destinadas, por valor de algo más de 10,4 millones, para la construcción del chare de Aracena, la remodelación de hospitales como el Juan Ramón Jiménez.

La inversión prevista para Jaén ascendía a más de 13,5 millones y contemplaba inversiones para el chare de Cazorla y el nuevo hospital de la capital, entre otras. Los 35,8 millones destinados para Málaga preveían la construcción del chare de Estepona, la remodelación de hospitales como el regional y la Axarquía, y en centros de salud de Coin, San Pedro y Fuengirola.

En cuanto a Sevilla, los presupuestos de 2010 contemplan 45,3 millones que incluye inversiones para la remodelación de hospitales como el Militar, el Virgen del Rocío, el Macarena y el Valme, así como partidas para los chares de Écija y Morón, el chare de los Jardines de Murillo y centros de salud del Greco, Amate, Utrera y Estepa.

Carreteras sin fondos

Respecto a la inversión prevista en infraestructuras con cargo a la Deuda Histórica, hay once proyectos que peligran: la mejora de la A-92 Salinas-Las Pedrizas, que contaban con un presupuesto de más de seis millones. Los accesos a la costa gaditana Chipiona-Rota-El Puerto; el puerto deportivo de Chipiona y la Jerez-Rota. La duplicación de la A-431 Villarrubia-Almodóvar, en Córdoba. También en esta provincia la mejora de la A-421 Villafranca-Adamuz-Villanueva de Córdoba. En la A-333 la variante de Cañuelo y Angosturas. En la A-2003 Jerez-La Barca-San José del Valle. El anteproyecto de la ronda norte de Córdoba. El proyecto de la ronda este metropolitana de Granada. La variante del Pozo del Camino y el acceso a Isla Cristina y mejoras eb la A-373 en Cortes de la Frontera. Además de otras obras de acondicionamiento.