Vídeo: El Gobierno guarda silencio sobre la ronda de contactos de Iglesias - Laura Gómez

Pablo Iglesias se reúne por primera vez con Iñigo Urkullu para tantear su apoyo a los Presupuestos

El dirigente de la formación morada se encontrará también con los trabajadores de La Naval de Sestao

VitoriaActualizado:

Convertido en emisario del Gobierno central, Pablo Iglesias se desplazará hoy hasta Vitoria para tantear el apoyo de los nacionalistas a los Presupuestos Generales del Estado (PGE). Con este fin se encontrará esta tarde con el lendakari, Iñigo Urkullu, el siguiente en la ronda de contactos del líder morado tras los soberanistas catalanes Carlos Puigdemont y Oriol Junqueras. La reunión tendrá lugar en la sede del Ejecutivo vasco en Vitoria, donde ambos dirigentes abordarán «la situación política en España y en Euskadi».

Nunca antes se habían visto las caras Iglesias y Urkullu, que según apuntan desde la presidencia vasca habían mantenido a lo largo de las últimas semanas contactos telefónicos para concretar el día de un encuentro que se ha tenido que retrasar por motivos de agenda. Las mismas fuentes puntualizaron que no están fijados los temas a tratar, algo que en todo caso dependerá del dirigente de Podemos.

Sin embargo, un acercamiento de posturas entre PNV y Podemos podría beneficiar también a los nacionalistas, que precisan del respaldo de un tercer partido en el Parlamento vasco para sacar adelante el proyecto de Presupuestos que elaboraron con el PSE, su aliado en el Ejecutivo autonómico. Este mismo martes, el documento será aprobado por el Consejo de Gobierno.

De hecho, en el encuentro de hoy estará presente también Lander Martínez, secretario general de Podemos Euskadi, quien recientemente aseguró que su grupo no apoyará las Cuentas vascas a no ser que se produzcan un «giro de 180 grados» en política social y económica.

Una demanda que no se entiende en la sede del PNV, cuyos represenantes denuncian la doble vara de Podemos con el Gobierno vasco y el estatal: «En Euskadi son más duros que en Madrid», lamentan los dirigentes nacionalistas, que insisten en que la formación morada les exige cosas que a su parecer corresponden al Ejecutivo nacional.

De fracasar los contactos con Podemos la coalición de PNV y PSE todavía tendría posibilidades de alcanzar un acuerdo presupuestario con PP y EH Bildu. Las puertas están abiertas a todos, insisten desde Lendakaritza, aunque son los soberanistas los mejor posicionados después de que los populares prácticamente se desmarcaran de la negociación: «Hasta aquí hemos llegado», exclamó el presidente de la formación, Alfonso Alonso, tras los pactos «rupturistas» del Ejecutivo.

«No habrá negociación» sin compromisos

Desde Madrid, Aitor Esteban ha enfriado este lunes las expectativas de un hipotético pacto: «Lo primero que queremos ver es si se cumplen los acuerdos realizados hasta ahora —ha declarado el diputado nacionalista en Radio Euskadi—. Mientras no veamos eso, no habrá negociación». Son las mismas líneas que trazó con el Gobierno de Mariano Rajoy, al entre otras cuestiones reclamó avances en las obras de acceso del Tren de Alta Velocidad (TAV) a las capitales vascas.

En esta línea, el dirigente nacionalista ha insistido en que el interlocutor de PSOE y Podemos debe ser el PNV, «no Lendakaritza», y se ha mostrado confiado en que esta misma semana retomará los contactos con el Gobierno para «escuchar qué intenciones tienen, qué plazos prevén para cumplir todo el procedimiento, cómo pretenden superar ese techo de gasto o un análisis más profundo de los impuestos».

Visita a La Naval

No será Vitoria la única parada de Iglesias, que también tiene previsto visitar a los trabajadores de La Naval de Sestao (Vizcaya). Recientemente, la dirección de la compañía inició el proceso para despedir a toda la plantilla y cerrar el astillero, que no ha logrado alcanzar un acuerdo con el armador holandés Van Oord para finalizar en sus instalaciones la draga «Vox Alexia».

Podemos se ha mostrado favorable a que el Gobierno vasco rescate a La Naval, algo a lo que el Ejecutivo de PNV y PSE se ha negado: «La Unión Europea no permite ningún tipo de ayuda de Estado», alegó el portavoz del Gobierno, Josu Erkoreka.