Otros mil oficiales llevan al Gobierno a los tribunales por la Ley de la Carrera Militar

PALOMA CERVILLA. |
MADRID Actualizado:

La polémica Ley de la Carrera Militar, puesta en marcha con el Gobierno socialista, sigue provocando una cascada de recursos judiciales en contra de su aplicación, fundamentalmente en el aspecto relativo a la unificación de las dos escalas de oficiales en una única que consagra la nueva norma. Si los primeros en abrir la veda fueron los oficiales de la Escala Superior (aquellos que cursaron cinco años de estudios en las academias militares), con el recurso contencioso-administrativo presentando ante la Audiencia Nacional por 302 oficiales de la Escala Superior de la Armada, ahora son los oficiales de la Escala de Oficiales (tres años de estudios en academias militares) los que también han seguido el mismo camino del litigio que abrieron recientemente sus compañeros de armas.

En total, son mil los miembros de la Escala de Oficiales que han interpuesto los recursos judiciales ante la Audiencia Nacional. Un grupo de 600 lo han hecho a través del Círculo de Oficiales de las Fuerzas Armadas (Ciofas), una asociación militar que defiende los intereses de quienes están integrados en esta escala militar. Por otra parte, unos 400 lo han presentado de manera particular. La mayoría de estos oficiales, casi un 99 por ciento, pertenecen al Ejército de Tierra.

Contra la orden ministerial

El recurso, al igual que hicieran los oficiales de la Escala Superior, no va contra la Ley de la Carrera Militar, ya que no puede ser recurrida por un particular, sino contra la orden ministerial que la desarrolla. La primera orden ministerial fue publicada el 29 de mayo y explicaba el curso de adaptación que tienen que realizar los oficiales de la Escala de Oficiales para poder integrarse con los de la Escala Superior. Si no se supera el curso no pueden integrarse.

El objetivo del recurso de estos mil militares no es sólo la orden ministerial sino también la instrucción de 12 de junio que aprueba los Planes de Estudio para el Curso de Adaptación, así como otras seis resoluciones de diferentes mandos militares.

Aunque los recursos presentados por los oficiales de las dos escalas (Escala Superior y Escala de Oficiales) tienen un mismo objetivo, los motivos para llevar al Gobierno ante los tribunales son distintos. Mientras que los de la Escala Superior sostienen que con esta integración se ven superados en el escalafón por oficiales con menos antigüedad, los de la Escala de Oficiales critican que les obliguen a realizar un curso para integrarse con los de la Superior.

«Nosotros consideramos que a los oficiales de la Escala de Oficiales, con el número de años que llevan como tales, no se les puede menoscabar su formación profesional teniendo que hacer un curso sobre lo que llevan ejerciendo desde hace muchos años», asegura el presidente del Círculo de Oficiales de las Fuerzas Armadas, José Barranca, la asociación militar que ha presentado el recurso en nombre de 600 oficiales.

Cursos vacíos de contenido

Para estos militares, el curso que le obligan a realizar no tiene contenido académico y no aporta conocimientos nuevos. «El curso está vacío de contenido y no tiene ningún efecto académico», dice Barranco. A su juicio, la única «novedad es la Alianza de Civilizaciones», piedra filosofal de la política exterior de Zapatero, que el mencionado militar califica de asignatura «absurda y algo anecdótica, que no interesa a los profesionales» para el cometido de su tarea.

La ley elaborada e impulsada por el Gobierno socialista ha tenido la dudosa virtud de igual el descontento en todos los escalones del estamento militar. El presidente de Ciofas la califica de «nefasta, desde el momento que no contenta a nadie» y critica que, durante su elaboración, se «tendría que haber contado con todas las partes. Nosotros podríamos haber aportado algo de luz sobre estos problemas que se están creando».

Este grupo de afectados considera que el problema que se ha generado entre las dos escalas es «corporativista. La Escala Superior es la dominante, siempre ha sido mayoritaria, y los generales son de esa escala y, como es lógico, no van a legislar algo que no les beneficie».