Unos 400 inmigrantes subsaharianos lograron a la ciudad española de Ceuta tras un salto masivo a la valla fronteriza que separa la ciudad de Marruecos, el pasado 26 de junio
Unos 400 inmigrantes subsaharianos lograron a la ciudad española de Ceuta tras un salto masivo a la valla fronteriza que separa la ciudad de Marruecos, el pasado 26 de junio - EFE

Los otros avisos de Marruecos

El último desplante del país africano a Sánchez: si no hay acuerdo para reabrir la aduana comercial terrestre de Melilla, reduce en un 25% el tráfico de contenedores

MadridActualizado:

La Unión Europea (UE) y España no pueden mirar hacia otro lado en aquellos temas en los que esté involucrado Marruecos. En sólo tres meses y sin mirar muy lejos, Pedro Sánchez ha recibido en La Moncloa varios «avisos» del país vecino, especialmente en materia migratoria. El último, eso sí, se ha producido en términos comerciales: si en las próximas semanas no hay acuerdo entre el Gobierno y el país africano para reabrir la aduana terrestre entre Melilla y Beni-Enzar (Marruecos), la Ciudad Autónoma sufriría un daño económico de 100 millones de euros siempre que el cierre se alargara un año. No es la primera vez, sin embargo, que Marruecos reivindica, a España o Europa, su poder.

Barcos amarrados hasta el acuerdo con la UE

Este es el caso del acuerdo pesquero que mantuvo en puerto, al menos hasta que se concretó, a todos los barcos españoles que faenan en aguas marroquíes. El 20 de julio, después de años negociando, la UE y Marruecos cerraron un pacto, por valor de 52 millones anuales, para que los casi 200 barcos comunitarios, 92 españoles, pudieran volver a faenar.

Las pateras colapsan el litoral de Andalucía

El verano está siendo especialmente difícil en el litoral andaluz. El número de pateras se ha disparado y, con él, la llegada a España de inmigrantes irregulares. Tal ha sido el aumento con respecto a otros años que los servicios de acogida y Fuerzas de Seguridad se vieron sobrepasados. Hubo inmigrantes, en los días más complicados, que durmieron a bordo de barcos amarrados en Algeciras. La situación no mejoró hasta que las fuerzas marroquíes comenzaron a colaborar en los rescates.

Sin facilidad para deportar a los menores

Uno de los principales problemas en materia migratoria con el que se encuentran en Ceuta y Melilla -por su cercanía con Marruecos- es la entrada ilegal de menores extranjeros no acompañados (MENA). Al respecto hay un acuerdo firmado entre España y el Reino alauí para facilitar las devoluciones. Sin embargo, Marruecos no siempre lo pone fácil. Así lo reconoció el pasado mes de julio la Policía, que habló de «muchas dificultades» para culminar las devoluciones.

Dos saltos masivos y violentos a la valla

En menos de un mes, la Ciudad Autónoma de Ceuta sufrió dos saltos masivos y violentos a la valla que marca su frontera con Marruecos. Entraron más de 700 inmigrantes ilegales -de los que 116 fueron deportados- que arrojaron cal viva, ácido y excrementos contra los guardias civiles que intentaron cumplir con su obligación en el perímetro fronterizo. No gustó en Marruecos el anuncio del ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, de intentar retirar las concertinas de la valla.