Otras dos mujeres son asesinadas por sus parejas en Sevilla y Gerona

ABC | SEVILLA / GIRONA
Actualizado:

La mañana de ayer se tiñó de luto con dos nuevos casos de violencia de género, sumando ya 29 víctimas mortales en lo que va de año. Ocho más que por las mismas fechas del 2009. A primera hora, Francisco fue detenido como autor de la muerte a puñaladas de Guadalupe en Pruna, municipio de la Sierra Sur de Sevilla. Ambos habían mantenido una relación sentimental e incluso habían estado viviendo juntos un par de meses pero lo habían dejado hace ya un tiempo, informa M. D. Alvarado.

Al parecer, Francisco no asumió esa ruptura e intentó volver con Guadalupe, pero ella, una mujer con tres hijos de dos relaciones anteriores, no quería. En Pruna hablan de acoso, que a veces él se presentaba en el bar de un familiar donde ella ayudaba para intentar convencerla de que volvieran. Guadalupe llegó a confesar sus miedos a alguna amiga y a presentarse varias veces ante la Guardia Civil para contar lo que le sucedía. Pero nunca presentó una denuncia.

Tras el fatal ataque, en torno a las siete de la mañana, él se presentó ante el cuartel de la Guardia Civil y confesó haber matado a puñaladas a la que él consideraba aún como su novia.

Patrón común

Sólo unas horas después del caso de Sevilla, en la localidad gerundense de Salt, Hassan El se entregó en la comisaría de la Policía Local confesando que acababa de acuchillar mortalmente a su mujer en una calle del centro del municipio. El hombre, de origen magrebí y de 53 años, le propinó al menos cinco navajazos a Fariba, de 46 años, de la que estaba en proceso de separación después de que ella hubiera abandonado el hogar familiar a primeros de mayo.

El agresor abordó por sorpresa a la víctima poco después de las nueve y media de la mañana cuando ella andaba por la calle Doctor Castany después de haber dejado a sus hijos pequeños en un colegio cercano, informa M.R. Castillo.

Como en el caso de Guadalupe, las autoridades reconocieron que los Servicios Sociales habían detectado que Fariba sufría malos tratos psicológicos y que estaba en situación de riesgo y, por tanto, le habían aconsejado presentar denuncia. Sin embargo, ella tampoco quiso hacerlo.

Ayer también fue detenido un anciano de 78 años, interno en una residencia de Illueca (Zaragoza), como presunto responsable de la muerte de otra anciana, de 85, que también residía en este centro, informa Roberto Pérez.