Otegi se enfrenta esta semana a otros cinco años de cárcel
REUTERS

Otegi se enfrenta esta semana a otros cinco años de cárcel

Será juzgado por enaltecimiento del terrorismo y reunión ilícita, de nuevo por un homenaje a un etarra como es el de José María Sagarduy en 2005

N. VILLANUEVA | MADRID
Actualizado:

En pleno debate de la «izquierda abertzale», con el que trata de salir de su negro futuro político, y cuando la división y desunión crecen en las cárceles, el reo y ex portavoz batasuno Arnaldo Otegi vuelve el miércoles a la Audiencia Nacional para ser juzgado por enaltecimiento del terrorismo y reunión ilícita. De nuevo es un homenaje a un etarra el que lleva al batasuno al banquillo de los acusados: en esta ocasión el que se rindió a José María Sagarduy en Amorebieta (Vizcaya) el 9 de julio de 2005.

Como los otros cuatro procesados, Otegi, en prisión preventiva tras la última operación contra la «izquierda abertzale» que frustró el nuevo intento de reorganización de Batasuna, se enfrenta a un máximo de cinco años de cárcel (los que pide Dignidad y Justicia) y un mínimo de 18 meses (lo que solicita la Fiscalía). El Foro Ermua pide cuatro años y medio.

No es la única cuenta que Otegi tiene pendiente con la justicia, pues a la de Sagarduy y a las diligencias previas de «Bateraguna», lo que motivó su última detención, hay que sumar la causa del velódromo de Anoeta (enaltecimiento del terrorismo, reunión ilícita y desobediencia) y el sumario de las «herriko tabernas», la acusación más importante que pesa sobre el batasuno, pues se enfrenta a 14 años de cárcel por pertenencia a organización terrorista en grado de dirigente.

Para favorecer a ETA

Las acusaciones consideran que en ningún caso el acto de homenaje puede ser considerado como una «manifestación lícita del derecho de asociación». «El homenaje a Sagarduy se hizo en favorecimiento de su actividad criminal, como activista de ETA, pretendiendo denostar la situación de cumplimiento de condenas en prisión que actualmente tienen los presos de la banda terrorista, y justificando, por tanto, públicamente las conductas delictivas de éstos y denigrando su conducta», señala DyJ en su escrito de acusación.

En ese acto de Amorebieta Otegi tuvo un papel protagonista. Durante su discurso comparó y estableció un paralelismo entre la «lucha» de Sagarduy -alias «Gatza»-, y la del Nobel de la Paz Nelson Mandela. Sagarduy está condenado a un total de 69 años de cárcel por, entre otros delitos, dos asesinatos consumados y dieciocho frustrados.

El batasuno, rostro visible durante el alto el fuego de ETA, aprovechó, además, su intervención, para recordar la propuesta de Anoeta de noviembre del año anterior, que consistía en la «necesidad de constituir dos mesas» de negociación: una de ETA con el Gobierno y otra entre todos los partidos políticos. Se trata, dijo, de «buscar un futuro pacífico y resolver los dos nudos principales de este conflicto: el derecho a la autodeterminación y el tema territorial».

Las sesiones del juicio están señaladas para el miércoles, jueves y viernes. Está previsto que el segundo día testifiquen el portavoz del PNV en el Parlamento vasco, Joseba Egibar, y el ex coordinador general de EB Javier Madrazo.