Ondárroa, ciudad sin ley

Casi dos meses después de las elecciones municipales, Ondárroa (9.277 habitantes) sigue siendo una ciudad sin ley. La Diputación Foral de Vizcaya escuchó las súplicas de los dos partidos nacionalistas

BLANCA TORQUEMADA/ MADRID
Actualizado:

Casi dos meses después de las elecciones municipales, Ondárroa (9.277 habitantes) sigue siendo una ciudad sin ley. La Diputación Foral de Vizcaya escuchó las súplicas de los dos partidos nacionalistas con concejales electos (PNV y EA) para aplazar hasta el 23 de julio la designación de sus representantes en la comisión gestora que deberá hacerse cargo del Consistorio, después del escándalo de la «espantada» que protagonizaron el pasado 16 de junio en el pleno de constitución del Ayuntamiento todos los ediles, excepto el representante del Partido Popular, Germán López Bravo, el único que asistió a la cita legalmente establecida y no se dejó amilanar por el triunfo en esta localidad pesquera del voto nulo preconizado por ANV. Ese día prefirieron quedarse agazapados en su casa los nueve concejales del PNV, poseedores de la mayoría absoluta, los dos de EA y el de IU (Ezker Batua), con las lógicas secuelas de la imposibilidad de instituir el nuevo gobierno municipal y el consiguiente rebrote de la dictadura batasuna en las calles.

Situación inédita

En este trance, el edil del Partido Popular Germán López Bravo hace notar que «la salida no es fácil para la Diputación de Vizcaya, porque estamos en una coyuntura inédita. En otras localidades donde se han constituido gestoras, como en Marbella, ha sido para terminar la legislatura, no para empezarla. Así que tienen que tener muchísima cautela, ya que lo que se decida sentará precedente».

Desde aquellas desgraciadas jornadas de junio en las que no se cumplió la ley, Germán, que vive en Bilbao, no ha vuelto a Ondárroa: «El pueblo está sumido en una parálisis total o, lo que es peor, a expensas de Batasuna. Ha seguido como alcalde en funciones Antón Maruri, del PNV. No puede convocar plenos, claro, sólo ir firmando los papeles de trámites y pagos pendientes. Pero si este señor «desertó» el día en el que se constituía el Consistorio, ¿cómo podemos estar seguros ahora de que no se ha estado plegando a los dictados de los de ANV?». Sus impresiones las resume gráficamente: «No sé por qué se me presta a mí tanta atención. La noticia no debería ser un bombero que apaga el fuego, sino el que sale corriendo y deja ahí el incendio».

Entretanto, la fuerte marejada batasuna procedente de Ondárroa llegó hace un par de semanas a Bilbao, donde quien se proclama a sí mismo nuevo «alcalde», el cabeza de la lista anulada de ANV, Unai Urruzuno, pretendió, en compañía de un grupo de simpatizantes, entrevistarse con Íñigo Urkullu en la sede del PNV, para exigir el mando de la gestora. El portavoz peneuvista ni siquiera los recibió, pero lo cierto es que la dirección de ese partido tampoco ha podido por ahora designar a sus representantes en Ondárroa, una «patata caliente» con la que nadie parece dispuesto a quemarse.

Contradicciones

En la misma situación está Eusko Alkartasuna, mientras que Izquierda Unida sí que ha dado un paso adelante y nombró hace una semana a su vocal. «El caso de EA resulta curioso -relata Germán-, porque una de sus concejalas electas, Miren Karmele Antxustegi, está en la Ejecutiva del partido y es también diputada autonómica. Si fuera consecuente, debería asumir todos los cargos o bien renunciar a ellos. ¿Qué es eso de que en el Parlamento de Vitoria sí y en el pueblo no?».

A partir de ese nuevo plazo fijado, el que expira mañana (siempre que el PNV y EA logren salir de su laberinto y no arbitren nuevas dilaciones), el diputado general de Vizcaya deberá designar oficialmente a los vocales que le propongan los partidos, para a continuación convocar un pleno por orden foral y decidir dónde se llevará a efecto la constitución de la gestora. Un camino tortuoso pero necesario para aguantar el pulso planteado por los proetarras. «Si los demás no son capaces de resistir este hostigamiento -lamenta Germán López Bravo-, que no se hubiesen presentado».