La oposición, con el PSOE al frente, prepara una ofensiva parlamentaria.CHEMA BARROSO

Ofensiva de PSOE, IU y PNV para acusar al Gobierno de uso partidista del CNI

ABC
Actualizado:

MADRID. El PSOE ha preparado junto al resto de los partidos de la oposición una ofensiva contra el Gobierno para contrarrestar la información de ABC que desvelaba la reunión de Josep Lluís Carod-Rovira con dirigentes de ETA. Fuentes socialistas consultadas por ABC consideran que «la información del periódico coincide con las que poseía el Centro Nacional de Inteligencia», y sobre esta supuesta constatación, auguran «cincuenta días duros» durante los cuales exigirán al Gobierno explicaciones sobre la difusión de una información que, según interpretan, «iba contra el PSOE, no contra Carod-Rovira ni contra su partido». Los socialistas matizan que «no es un problema del mensajero, «sino del Gobierno, que disponía de esa información». En este sentido aseguran tener «muchos datos» sobre el grado de conocimiento que tenía el CNI de la entrevista de Carod-Rovira.

Se atribuye a Rodríguez Zapatero la expresión «ésta se la apunto» en alusión al Gobierno, contra el que ha preparado una ofensiva parlamentaria y política. Sin embargo, el primer frente parece complicado, una vez que las Cámaras están disueltas y la decisión de convocar a la Diputación Permanente depende en exclusiva de la presidenta del Congreso, Luisa Fernanda Rudi.

González en Marruecos

En el PSOE todavía recuerdan «la utilización sectaria del CNI» cuando filtraron desde Moncloa la supuesta entrevista de Felipe González con el Rey de Marruecos, que luego «resultó un fiasco» y se publicó como verdadera en un diario madrileño. Ahora la información sobre el líder de ERC es de todo punto veraz, «pero sí mal ha estado Carod-Rovira, mal ha estado el Gobierno», afirman desde el PSOE.

Por su parte, fuentes del Ejecutivo dijeron esperar una contraofensiva socialista que, a su juicio, persigue desviar el foco de atención del auténtico problema, esto es, «que el socio del PSC y de Zapatero se ha entrevistado con ETA al margen de ellos. Es un fracaso que dará al traste con el tripartito, al que, con esta polémica, quieren ofrecer un balón de oxígeno». En este sentido agregaron que «lo que importa es que Carod, como él mismo ha reconocido y de lo que se ha vanagloriado, se ha reunido con los dirigentes de la banda terrorista».

El PSOE exigió ayer la convocatoria urgente de la Diputación Permanente para que el presidente del Gobierno, José María Aznar, explique cuándo conoció la noticia, las circunstancias en que se «filtró» y los motivos por los cuales los miembros de la cúpula terrorista no han sido detenidos, según señaló el portavoz parlamentario socialista, Jesús Caldera. Caldera se preguntó también si el Gobierno prefiere usar las informaciones del CNI en beneficio partidista, «en vez de para luchar contra el terrorismo».

También el candidato de ERC al Congreso Joan Puigcercós preguntó al Gobierno «¿cómo es que, si los servicios secretos españoles tenían localizados a estos miembros de ETA, no se les detuvo?», y exigió que las explicaciones se den al Congreso. El portavoz parlamentario del PNV, Iñaki Anasagasti, dijo tener una respuesta a la pregunta de Puigcercós cuando afirmó ayer que el PP «está esperando que haya un atentado. Un atentado de ETA -prosiguió- daría la mayoría absoluta al PP. Ellos lo saben porque tienen encuestas al respecto». El PNV ha solicitado la convocatoria de la comisión de secretos oficiales y, junto al Mixto, la reunión de la Diputación Permanente para que Federico Trillo explique si el CNI espía a los partidos políticos.

Por su parte, el líder de IU, Gaspar Llamazares, va a dirigirse formalmente al fiscal general del Estado, Jesús Cardenal, para que estudie la apertura de una investigación al objeto de «despejar cualquier duda sobre la legalidad» de la actuación del CNI.