Junqueras en el Congreso, durante la sesión constitutiva del pasado martes - EP / Vídeo: Batet confirma la decisión de la Mesa de suspender de su cargo a los diputados presos

¿Qué ocurre con la mayoría absoluta en el Congreso tras la suspensión de los cuatro diputados presos?

La Mesa tendrá que decidir, tras pedir un nuevo informe a los letrados de la Cámara, qué ocurre con la composición del parlamento, que ya vio en 1989 reducido su número tras un escándalo electoral que terminó en los juzgados

Elecciones Madrid: estos son los resultados según el sondeo

Elecciones 2019: últimas noticias de las elecciones municipales, europeas y autonómicas

Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

La suspensión de los cuatro políticos presos catalanes en el Congreso podría afectar al umbral de la mayoría absoluta de la Cámara Baja, algo que podría cambiar el futuro inmediato de Pedro Sánchez. La decisión de la Mesa, de acuerdo con la Ley de Enjuiciamiento Criminal, ha dejado a Oriol Junqueras, Josep Rull, Jordi Turull y Jordi Sànchez sin capacidad de voto (en el Congreso no está permitido delegarlo como sí contempla el Parlament de Cataluña) o sin la posibilidad de asistir a los plenos, entre otros aspectos. Por ello, la Mesa tendrá que decidir qué ocurre ahora con el número de diputados que compone la Cámara tras pedir un nuevo informe a los letrados del Congreso, según han informado fuentes parlamentarias.

Existe un precedente en la historia de la democracia cuando en 1989 se alteró la composición del Congreso para la segunda investidura de Felipe González. El entonces líder del PSOE se presentó a la investidura con 332 diputados de pleno derecho puesto que 18 estaban inmersos en procesos judiciales sobre las elecciones. Entre ellos, los cuatro parlamentarios de Herri Batasuna, cuyo pleito se centraba en su fórmula de acatamiento «por imperativo legal» de la Constitución, a quienes se consideraba «ausentes» y que no volvieron a la Cámara Baja. Aquel año la mayoría absoluta se redujo hasta los 167 diputados, el número justo de apoyos con el que contaba González, que pese a resultar investido prometió someterse a una cuestión de confianza cuando el Congreso volviera a la normalidad.

Un Congreso de 346 diputados

Sin los cuatro diputados catalanes se abre un escenario que podría tener como resultado que la investidura de Pedro Sánchez dependa del voto de Coalición Canaria. Si la Mesa decide acotar el número de señorías a 346, la mayoría absoluta en el parlamento se situaría en 174. Así, la suma de PSOE, Unidas Podemos, Compromís, PRC y PNV - que por el momento son los apoyos con los que cuentan los socialistas según las estimaciones- llegaría hasta 173. Si los socialistas consiguieran aunar el apoyo de la formación de Ana Oramas, Pedro Sánchez resultaría investido por mayoría absoluta (al sumar 175). De no conseguir los apoyos, y siempre teniendo como referente el umbral de 174 diputados, el líder del PSOE podría ser elegido en una segunda votación por mayoría simple si Coalición Canaria se abstuviese. En caso de que el voto de esta formación fuera «no», se produciría un empate entre bloques con 173 diputados. Pese a que en 2016 Oramas respaldó la investidura de Sánchez, en esta ocasión no está tan claro que los socialistas cuenten con el favor de la formación canaria.

Tanto PP como Ciudadanos han manifestado su oposición a la posibilidad de que la Mesa reduzca la composición del Congreso. Desde las filas populares esgrimen que «una carambola» no puede investir a Sánchez. Desde el partido de Rivera insisten en que los suspendidos deben renunciar a su acta.

Junqueras renuncia, pero los tres de JxCat no

La mayoría absoluta también podría variar si Junqueras opta por renunciar a su acta. Junqueras concurre en las Europeas como cabeza de lista de ERC y el escaño en el Congreso es incompatible con el del Parlamento de Estrasburgo, algo que podría facilitar su decisión. Si el líder de ERC renunciase, otro miembro de la lista le sustituiría y si, tal y como apuntan desde JxCat, Turull, Rull y Sànchez no renuncian la mayoría sería de 175. El mismo número de apoyos que obtuvo Meritxell Batet para ser elegida presidenta del Congreso. En este caso, el voto de Coalición Canaria también sería fundamental para sacar adelante la investidura de Sánchez.

La Mesa opta por mantener los 350 diputados

Cabe la posibilidad de que la Mesa del Congreso opte por no reducir el número de parlamentarios en la Cámara y continuase compuesta por 350 diputados. Así se mantendría la normalidad parlamentaria y el umbral para obtener la mayoría absoluta sería 176. Así, el PSOE dependería de un pacto con ERC para sacar cualquier propuesta, incluida la investidura, con holgura. De no contar con los votos del partido catalán, Sánchez podría ser investido presidente en segunda votación por mayoría simple.

Renuncia de los cuatro suspendidos

La mayoría absoluta tampoco variaría si ninguno de los diputados suspendidos renuncian a su escaño. En este caso, la mayoría se mantendría en los 176 escaños. Si los cuatro optan por no renunciar, Batet ya ha advertido que pasarán a ser «diputados suspendidos».