Obama a Zapatero: «Estoy contento de poder llamarle mi amigo»

Tras un cortocircuito de cinco años con la Casa Blanca, Rodríguez Zapatero se entrevistará hoy con su actual inquilino, Barack Obama. Será uno de los quince encuentros bilaterales que el presidente de Estados Unidos haya mantenido en su primera gira europea

S.N / LUIS AYLLÓN / AGENCIAS I ESTRASBURGO
Actualizado:

José Luis Rodríguez Zapatero ha tenido que esperar cinco años para poder mantener una entrevista formal con el presidente de Estados Unidos. En la sesión fotográfica previa a la reunión, Obama ha declarado que ha disfrutado mucho trabajando con Zapatero. «No sólo entiendo la extraordinaria influencia que tiene España en el mundo, sino que se toma con seriedad sus responsabilidades internacionales. Espero que esta sólida relación sea aún más fuerte. Estoy contento de poder llamarme mi amigo». Por su parte, José Luis Rodríguez Zapatero ha respondido explicando que «para España esto es un nuevo tiempo en las relaciones entre ambos países. El propósito de mi Gobierno es colaborar con Obama por un nuevo orden mundial de paz y más justo, luchar contra la pobreza y abrir un tiempo mejor para las nuevas generaciones».

Ambos líderes han mantenido un encuentro de cerca de 45 minutos a puerta cerrada en la que han tratado temas como la postura de la Unión Europea (UE) en Oriente Próximo, la crisis económica, las energías renovables, la lucha contra el terrorismo o los nuevos retos y cuestiones de importancia para América Latina, en los que Obama afirmó necesitar del conocimiento de España. Además, el presidente estadounidense ha expresado su deseo de visitar España. Durante la entrevista han estado presentes el ministro de Asuntos Exteriores y de Cooperación, Miguel Angel Moratinos; el jefe de gabinete del presidente, José Enrique Serrano; el secretario general de la Presidencia, Bernardino León, y el director de la oficina económica de Moncloa, Javier Vallés.

Minuciosa preparación

Desde Moncloa se ha preparado con cuidado esta entrevista. El adelanto del encuentro entre ambos -en torno a una hora respecto al horario inicial previsto- hará posible incluso que al filo de las tres de la tarde las imágenes sean recogidas en los telediarios de la mayoría de las televisiones españolas.

Además, se insiste en que entre los dos mandatarios hay un buen entendimiento y el propio Zapatero dijo que no podía ser mejor su primera impresión tras saludar a Obama, sobre quien se deshizo en elogios, y a quien espera poder visitar en la Casa Blanca.

En el temario de la reunión, según fuentes gubernamentales figuran las cuestiones relativas a las energías renovables y a Iberoamérica.

Kosovo, pelillos a la mar

Zapatero está convencido de que las relaciones entre España y Estados Unidos van a ser muy diferentes del escenario que se vivió durante los años de la Administración Bush. Y ello, a pesar de el traspiés que supuso el precipitado anuncio de retirar los efectivos militares de Kosovo, que sorprendió tanto a los norteamericanos como a la OTAN. En el entorno de Zapatero se da ya por superada esa diferencia, tras su reunión en Chile con el vicepresidente estadounidense, Joe Biden, y se asegura que Washington ha comprendido ya la posición española. Incluso, el asunto de Kosovo se utiliza ahora -poniéndolo como ejemplo de independencia- para tratar de contrarrestar la idea de que Zapatero hará todo lo que Obama le pida.

En cualquier caso, se espera que la entrevista se desarrolle en un clima muy cordial, dado el carácter de los dos participantes, que todavía van a coincidir una vez más en los próximo días. Será en Estambul, porque Obama hará un viaje bilateral a Turquía, aunque, según las previsiones de la Casa Blanca, no participará en el Foro de la Alianza de Civilizaciones que auspician Zapatero y el primer ministro turco, Recep Tayip Erdogan. El Ejecutivo español llegó a anunciar que Obama honraría la reunión con su presencia, porque así se lo habían asegurado tanto Turquía como la ONU, pero, salvo que Zapatero convenza hoy a su interlocutor, éste dedicará su tiempo a otras cosas, que posiblemente considera más interesantes.

La entrevista con Rodríguez Zapatero será una de la quincena de bilaterales que habrá tenido Obama en su primer periplo europeo. Comenzó en Londres con el «premier» britanico, Gordon Brown, y siguió a lo largo de los días con los líderes de Rusia, China, Corea del Sur, India, Arabia Saudí, Francia, Alemania, y Turquía. Hoy, además de con Zapatero, se verá con los mandatarios de Polonia y la República Checha y con el presidente de la Comisión Europea.