Yo no me vendo

La falsa dignidad con la que han querido denunciar la todavía más falsa represión del Estado se les está cayendo a pedazos en la negociación presupuestaria

Salvador Sostres
BarcelonaActualizado:

El independentismo ha pasado de no querer pagar el precio de su quimera a no saber cuál es su precio. Todo degenera cuando no pagas, y degenera muy rápido. Hay hombres que creen que no tienen precio. «Yo no me vendo», dicen. He conocido a muchos de ellos. Y no es que no tengan precio, es que no saben que lo tienen, porque todo el mundo tiene uno y es importante saberlo aunque sólo sea para que cuando los negociadores lleguen no te encuentren con los pantalones bajados.

Y esto es exactamente lo que al independentismo le ha pasado: que tuvo que transitar muy rápido de la euforia gratis de sus Diadas (1 de octubre incluido)

Salvador SostresSalvador SostresArticulista de OpiniónSalvador Sostres