Fachada principal de la residencia, donde ondea el Guión del Príncipe. Efe

«Aún no he dormido en ella»

Actualizado:

El Príncipe de Asturias no perdía detalle de las curiosidades por las que la Prensa estaba interesada. Cuando llegamos a la biblioteca, un espacio cálido y acogedor, y viendo el interés que suscitaba el contenido de sus estanterías, Don Felipe, riendo y haciendo un poco de broma, nos confesó que no nos fiásemos mucho pues todo era un poco provisional y dentro de unos días quizás cambiase algunas cosas. Se refería a los libros. Allí, junto a informes sobre el euro, enciclopedias financieras o tratados sobre agricultura o pesca había espacio para la novela. Tenía, junto a un pequeño aparato de música, pero todavía sin CD, «La reina del sur» , la última novela de Arturo Pérez Reverte, o títulos como «No vi dioses en la cima del Everest», de J. A. Puján o un libro sobre el Padre Arrupe. Pero los espacios libres abundaban, porque Don Felipe sigue de mudanza. Aunque ayer estrenó de forma oficial su casa nos confesó que aún no ha dormido en ella. Quizás espere a que se le vaya un poco «el olor a nuevo».