Los «niños de la guerra» recibirán 9,3 millones en pensiones este año

El Gobierno elimina, por primera vez, el fondo de integración de inmigrantes por la crisis

madrid Actualizado:

Más dinero para emigración que para inmigración. La crisis española ha invertido por primera vez en años la tónica de la última década y ha abocado a que la partida de la Secretaría General de Inmigración y Emigración sea mayor para los españoles que están en el extranjero, que para los inmigrantes que viven en España. El total del presupuesto asciende a solo 158, 8 millones de euros, según detalló ayer en el congreso la secretaria general del Departamento, Marina del Corral.

De ellos, se destinan 70,6 millones de euros a pensiones de ancianos, incapacidad o cobertura sanitaria de españoles en el extranjero y 9,3 millones a los «niños de la Guerra Civil», tanto a los que permanecen en el exterior como a los que han regresado a España.

De esos 70,6 millones, dos son para pensiones de ancianidad a españoles que tengan derecho a percibirla y vuelvan a nuestra país y 0,6 son ayudas para situaciones de extraordinaria necesidad dirigidas a retornados españoles que no tengan recursos.

La crisis no solo ha invertido el flujo de dinero presupuestado, sino que ha acabado de un plumazo con el fondo para la acogida, integración y refuerzo educativo destinado a los inmigrantes, que en los periodos de bonanza llegó a ser de 175 millones de euros y que en los dos últimos ya había sufrido un serio recorte. Este dinero es complementario al que tienen que aportar las comunidades autónomas para esos fines. «No es admisible el discurso de que sin Fondo no hay políticas de inmigración», subrayó la secretaria general de Inmigración en su estreno en el Congreso de los Diputados.

Del Corral insistió en que la voluntad del Gobierno es restituir esta partida en cuanto la disponibilidad presupuestaria lo permita, pero el horizonte temporal no parece cercano. El total que se dedicará a inmigrantes desde el Ejecutivo es de 66,8 millones; las partidas mayores serán de cinco millones de euros para menores extranjeros y ocho para asistencia humanitaria a personas vulnerables. El Gobierno sigue abriendo la puerta a todos aquellos extranjeros que se quieran marchar a sus países de origen dedicando a este fin dos millones.