Navarra resta

De nuevo, y bajo la coartada del «progresismo», el PSOE pacta con un nacionalismo anexionista y con una izquierda radical defensora del derecho de autodeterminación

Manuel Marín
Madrid Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

La presidenta del Partido Socialista de Navarra, María Chivite, celebró ayer el acuerdo alcanzado con Geroa Bai, Podemos y Ezkerra para ser investida presidenta de la Comunidad como un pacto «con un programa ambicioso, centrado en las personas, progresista, con avances sociales y en el que se hace especial hincapié en la convivencia». Tal cúmulo de vacuidades es pura retórica sin contenido. Deliberadamente, Chivite obvió citar que todo ese «programa ambicioso y progresista» no podrá llevarse a cabo sin los votos de Bildu en el Parlamento Foral. Es cierto que el acuerdo debe ser ratificado por las Ejecutivas de cada partido en los próximos días. Pero también lo es que Chivite recibió hace unas semanas el

Manuel MarínManuel MarínAdjunto al DirectorManuel Marín