Nada que llevarse a la boca

A nuestra política le sobra soberbia en su afan partitocrático de creer controlarlo todo

Manuel Marín
MadridActualizado:

Secuencia. Después de que el ministro Ábalos lanzase el globo sonda para celebrar elecciones generales en mayo, Pedro Sánchez admite que si no pueden aprobar los presupuestos, «la legislatura se ve acortada». La reacción de distintos barones socialistas al experimento de unificar comicios -por miedo a que Sánchez erosione su campaña- es de rechazo frontal, mientras se suceden rumores y filtraciones sobre una supuesta desbandada de ministros a partir de enero: Grande-Marlaska hacia Madrid, Nadia Calviño hacia la Comisión Europea, Josep Borrell hacia Estrasburgo… Podemos aprieta y se pone en guardia de precampaña por la debilidad de Sánchez, y ya no hay indicios de que el separatismo catalán vaya a sostener artificialmente a

Manuel MarínManuel MarínAdjunto al DirectorManuel Marín