Pedro Sánchez (i), junto al músico y presidente de la entidad de gestión de Artistas Intérpretes o Ejecutantes de España (AIE), Luis Cobos (d) - EFE | Vídeo: ATLAS

Sánchez busca su propio «club de la ceja»

El líder del PSOE se reúne con representantes del mundo cultural, un sector que resultó fundamental para la reelección de José Luis Rodríguez Zapatero como presidente del Gobierno en 2008

La principal reivindicación del sector es el mantenimiento del Ministerio propio de este área y un «presupuesto acorde»

S.E. | EFE
MadridActualizado:

Pedro Sánchez continúa con su particular «ronda de contactos» para cerrar un acuerdo prográmatico con el que busca sumar los apoyos suficientes para ser investido. Si este pasado jueves representantes del mundo económico expusieron sus propuestas al líder del PSOE, este viernes ha sido el mundo de la cultura. El socialista busca así conformar su propio «club de la ceja», emulando la campaña electoral de José Luis Rodríguez Zapatero y la Plataforma de Apoyo a Zapatero (PAZ) que numerosos artistas crearon para respaldar la candidatura del socialista.

Si en 2008 artistas como Miguel Bosé, Joan Manuel Serrat, Ana Belén o Concha Velasco, entre otros, pujaron por la reelección del socialista como presidente del Gobierno, hoy Sánchez se ha sentado a la mesa con un sector que fue de capital importancia para que Zapatero tuviera una segunda legislatura, y que plantea reivindicaciones específicas, como la conservación del Ministerio de Cultura como un cuerpo administrativo propio.

A la cita han acudido reconocidos rostros del mundo de la cultura, representado por una treintena de asociaciones y entidades, que han pedido a Sánchez que conforme Gobierno y forje un gran pacto que, entre otros aspectos, mantenga un ministerio propio de este área.

«El PSOE en muchas épocas ha sido adalid de la cultura y hemos instado a que la sigan defendiendo», ha añadido el compositor y director José Luis Cobos, presidente de la Sociedad de Artistas, Intérpretes o Ejecutantes de España (IAE), en cuya sede ha tenido lugar la reunión.

Ministerio específico y «presupuesto acorde»

El ministro de Cultura en funciones José Guirao ha señalado que, en las más de dos horas que ha durado el encuentro, ha sido «muy positivo constatar la unanimidad que existe con el sector en varios temas», empezando por la necesidad de «un gran pacto por la cultura» que mantenga su ministerio como interlocutor y «un presupuesto acorde a la importancia de este sector».

La incidencia de la cultura en la educación, la igualdad de género («todavía deficitaria», ha señalado), el patrocinio y la conveniencia de una fiscalidad que promueva las industrias culturales en España han sido otros asuntos tratados.

«Se ha hecho hincapié en que no se pierda más tiempo», ha reconocido el ministro de Cultura en funciones tras este encuentro, que ha estado enmarcado en la ronda de contactos que el presidente está realizando con distintos colectivos.

Especial atención ha recibido asimismo el ámbito de los derechos de autor, especialmente en lo concerniente a «las perdidas económicas que supone que haya plataformas que no paguen» por ellos y a las trasposiciones a la legislación española de las directivas comunitarias, en busca de lo que Cobos ha calificado como «un equilibrio de uso, consumo y derechos en el mercado único digital».

La SGAE, ausente «por no cumplir la ley»

Preguntado por la ausencia de la Sociedad General de Autores y Editores (SGAE) de la reunión, Guirao ha explicado que «no ha sido invitada porque llevan un año sin cumplir la ley y modificar sus estatutos, lo que no significa que tengamos nada en contra de sus socios".

«Como entidad debe ponerse al día y no sabemos a qué están esperando», ha enfatizado el ministro ante una falta que el presidente de AIE ha lamentado. «La SGAE debería haber estado aquí, aunque muchos de los que estábamos en la reunión somos autores», ha apuntado Cobos, antes de su llamado a proteger a una sociedad «que representa no solo a los españoles, sino a todo el mundo», con «gente dentro que está intentando arreglar el desaguisado».