La Guardia Civil traslada a uno de los cadáveres de la patera que se hundió. Efe

Una mujer marroquí da a luz en una patera que navegaba hacia Lanzarote

El bebé nació en alta mar, en medio del trayecto entre las costas marroquíes y Lanzarote, que una patera suele cubrir en unas catorce horas. Nada más llegar, madre e hija fueron hospitalizadas. Mientras, la Guardia Civil recuperaba otro cadáver de la patera que se hundió en los arrecifes.

ABC
Actualizado:

ARRECIFE. Una mujer inmigrante dio a luz ayer a una niña a bordo de una barca en la que viajaba desde África hasta Lanzarote, adonde llegaron por la mañana un total de tres pateras que transportaban a otros 47 magrebíes, que fueron detenidos, según informaron a Efe fuentes policiales.

La mujer, F., que llevaba en brazos a su bebé al tomar tierra, fue ingresada junto a la pequeña en el Hospital General de Lanzarote, porque ambas presentaban síntomas de hipotermia, según explicaron fuentes médicas. Tanto la madre como su hija, que midió 44 centímetros y pesó 3 kilos con 80 gramos al nacer, se encuentran en buen estado.

Ambas viajaban en una de las tres pateras que entre las seis y las siete de la mañana llegaron a Arrecife, donde tomaron tierra, dos de ellas en la zona de El Cable y la otra en la playa de La Roca. Una de las pateras portaba a 17 inmigrantes y otra a 23, incluidas la madre y la hija, mientras que la que arribó a Las Rocas transportaba a nueve.

Mientras, miembros de los Grupos Especiales de Actividades Subacuáticas de la Guardia Civil recuperaron ayer otro cadáver en la zona donde el miércoles naufragó una patera tras chocar contra los arrecifes de Lanzarote, con lo que la cifra de muertos como consecuencia del suceso se eleva a 12 personas.

Aunque la búsqueda se suspendió a última hora de la tarde del miércoles, al creerse localizados todos los ocupantes de la embarcación, las declaraciones contradictorias de los supervivientes determinaron que se reanudara ayer a primera hora.

Rastreo en el mar

Submarinistas de la Guardia Civil fueron los encargados de efectuar un nuevo rastreo de la zona conocida como Los Ancones, en el área turística de Costa Teguise, donde se produjo el suceso, y hallaron a un hombre de origen subsahariano, que fue conducido al depósito de cadáveres de Arrecife, al igual que las otras víctimas. De ellas, diez son de origen subsahariano, incluida una mujer, mientras que el otro fallecido es marroquí. Tres cadáveres fueron hallados flotando en el mar, y los otros ocho se encontraban sumergidos, aunque a muy pocos metros de la costa, lo que se considera un indicio de que murieron al no saber nadar. Entre los siete supervivientes hay otro marroquí, por lo que la policía sospecha que las dos personas de esa nacionalidad eran los patrones de la patera.

En la operación de rescate participaron aeronaves, embarcaciones y medios humanos de Salvamento Marítimo, la Guardia Civil, la Policía Nacional y la Policía Local de Teguise. La patera accidentada es una de las cuatro que llegaron en la madrugada del miércoles a las costas del archipiélago, dos a Lanzarote y otras dos a Fuerteventura, con un resultado de 41 inmigrantes y tres patrones detenidos.

Por otra parte, el consejero de Asuntos Sociales del Gobierno de Canarias, Marcial Morales, exigió a Marruecos que «pare el tráfico» de pateras, que con la llegada del buen tiempo han zarpado desde las costas africanas para tratar de llegar a España de manera ilegal. El consejero anunció que el Gobierno regional está preparando medidas, como protestas en el ámbito internacional, para presionar a Marruecos en este sentido.