¡Muerte a la gran coalición!

Sin ser hoy más que una especulación idílica, la gran coalición tras el 10-N parece una utopía imposible

Manuel Marín
Madrid Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

Tanto el PSOE como el PP han desactivado preventivamente un «monstruo político» que ha empezado a adquirir una triple dimensión: la de un deseo creciente en la España moderada, la del pragmatismo democrático, y la de la solución social que representaría una gran coalición para poner fin a la España viciada por el multipartidismo y el bloqueo institucional. Sin ser hoy más que una especulación idílica, la gran coalición tras el 10-N parece una utopía imposible. Responde más a una expectativa instada «sotto voce» desde un espectro creciente del empresariado, que a una evidencia manejada en Ferraz o en Génova como alternativa realista.

Partamos de varias premisas que parecen inamovibles. Nadie cree hoy en unas terceras elecciones. Nadie ve

Manuel MarínManuel MarínAdjunto al DirectorManuel Marín