Mueren en Sevilla tres lituanos que bebieron alcohol de quemar

ABC | SEVILLA
Actualizado:

Tres personas de nacionalidad lituana, una mujer y dos hombres, perdieron la vida en una vivienda de Pilas (Sevilla), posiblemente intoxicadas por la ingestión de alcohol de quemar, que habrían utilizado para consumo humano, según las primeras investigaciones de la Guardia Civil.

La primera en fallecer fue la mujer, D.A., de 48 años, que murió la noche del domingo, mientras que los dos hombres, M.K., de 48 años y pareja de la anterior, y S.S., de 34, perecieron horas después, posiblemente por la misma causa, informaron a Efe fuentes de la Guardia Civil. El primer aviso fue recibido por los servicios de emergencias el domingo por la tarde, tras lo que agentes de la Guardia Civil se dirigieron al domicilio, ubicado en la calle Vicente Aleixandre número 9 de Pilas, donde fue localizado el cadáver de la mujer, han precisado las fuentes.

En la mañana de ayer, otro ciudadano lituano que reside en este municipio, situado a 31 kilómetros de Sevilla capital, dio aviso de que había otros dos cadáveres más en la misma vivienda, en la que es habitual que se alojen trabajadores inmigrantes, aseguró el alcalde, José Leocadio Ortega.

Sin signos violencia

Tras conocerse los hechos, la Guardia Civil se desplazó de nuevo al domicilio, a las 12.45 horas, y constató la presencia de estos otros dos fallecidos, que se encontraban uno en un sofá y otro en un sillón, según las fuentes del instituto armado. La Guardia Civil de Pilas se ha hecho cargo de la investigación de las causas y circunstancias de este suceso, aunque ni en la vivienda ni en los cuerpos se han apreciado signos de violencia.

Según datos de la Policía Local ofrecidos por el alcalde, uno de los fallecidos ya había protagonizado algún incidente menor en el pueblo por su estado de embriaguez. El compatriota que avisó de estos hechos a las autoridades ha sido trasladado al Hospital San Juan de Dios de Bormujos, en previsión de que también pudiese haber ingerido alcohol de quemar, aunque él ha declarado que no tomó nada, indicó José Leocadio Ortega.Ninguno de ellos era usuario de los servicios sociales del Ayuntamiento, según las primeras informaciones de las que dispuso el regidor.