Mueren dos militares al estrellarse un caza F-5 de más de 35 años en Badajoz

Se trata del modelo de reactor más antiguo que permanece en activo en el Ejército del Aire español, que actualmente los utiliza sólo para instrucción

Actualizado:

ABC / L. L. C.

MADRID. El capitán instructor de la Escuela de Caza y Ataque «Ala 23» con sede en la base de Talavera la Real (Badajoz), Raúl Garzón Ruiz, de 31 años y natural de San Fernando (Cádiz), y el alférez alumno Gabriel Garrido Muñoz, nacido en Bilbao hace 24 años, murieron ayer como consecuencia del accidente del avión caza F-5 en el que viajaban durante un vuelo de instrucción.

Los dos tripulantes fueron encontrados sin vida cuatro horas después de que el aparato, -un modelo que fue incorporada a las Fuerzas Armadas españolas en 1970-, perdiera el contacto con la torre de control sobre las doce del mediodía por motivos que se desconocen. Fuentes consultadas destacaron las adversas condiciones meteorológicas y la fuerte tormenta que se había desencadenado cuando despegaron como posibles elementos determinantes en este incidente, al tiempo que vecinos de la zona apuntaron en declaraciones a Efe la posibilidad de que los tripulantes no vieron con suficiente antelación «el terreno alto y han chocado».

El Ejército del Aire ha abierto una investigación para determinar las causas de este siniestro, primero de un Northrop F-5 que se registra desde el año 2003, cuando, en un intervalo de tres meses, se produjeron otros dos, en los que perdieron la vida un teniente y un capitán.

El reactor más antiguo del Ejército

Si en su momento la llegada de estas naves, primero en su versión B al 202 Escuadrón de la Base de Morón, y luego a Talavera la Real, fue aplaudida como un gran salto hacia los complejos cazas de nueva generación, lo cierto es que hoy se considera un aparato «obsoleto», como lo demuestra el hecho de que actualmente es el caza más antiguo que permanece activo en el Ejército del Aire.

Así, a pesar de que la serie adquirida por España en 1970 fue sometida posteriormente a un proceso de modernización completa, que afectó en especial a su aviónica y supuso la incorporación de sistemas de navegación VOR/ILS y Tacan, y de comunicación V/UHF, entre otros, la opinión más extendida es que este tipo de aeronave debería dejar ya de utilizarse.

Los restos del reactor estrellado ayer fueron hallados por el equipo de búsqueda y salvamento en las proximidades de la localidad pacense de Burguillos del Cerro, a unos 60 kilómetros de la base aérea de Talavera la Real desde la que el aparato había despegado pocos minutos atrás. En torno a este lugar del siniestro, localizado más concretamente en el paraje conocido como «Los montes», efectivos del Ejército y de la Guardia Civil formaron un amplio perímetro acordonado durante toda la tarde para custodiar las labores de investigación y los procedimientos legales que concluyeron a las siete de la tarde con la autorización del levantamiento de los cadáveres de los dos militares, que fueron trasladados a la base aérea.

El funeral por la muerte de los dos militares tendrá lugar a la una de tarde de hoy en las instalaciones de la propia base.

Condolencias del Rey

Su Majestad el Rey transmitió sus condolencias a los familiares del capitán y el alférez fallecidos ayer, así como al ministro de Defensa, José Bono, y al Jefe del Estado Mayor del Aire.