Traslado del asiento y del casco del piloto fallecido en el accidente del F-5.ALFONSO

Muere un teniente instructor al estrellarse en Badajoz un caza F-5 con más de treinta años de servicio

J. E. PARDO / A. GARCÍA MORENO
Actualizado:

MÉRIDA / MADRID. Dos meses después de estrellarse el prototipo español del Eurofighter, un F-5 del Ejército del Aire, de los que llevan en servicio más de treinta años, sufrió ayer un accidente en las proximidades de Santa Marta (Badajoz) causando la muerte del teniente instructor del Ejército del Aire David Martínez Laborería, quien había saltado en paracaídas, igual que lo hizo el alférez alumno Luis Suárez Tejerina antes de estrellarse el aparato. El alumno sufrió lesiones en un codo.

El accidente tuvo lugar durante un vuelo de instrucción de un F-5B de la base de Talavera la Real en Badajoz entre las 11,30 y las 11,45 horas de la mañana. Se trata de un avión biplaza para entrenamiento avanzado de pilotos de combate y, según fuentes militares, el accidente se produjo cuando el aparato volaba en medio de una metereología adversa. Los dos pilotos intentaron controlar el avión, pero se vieron obligados a saltar en paracaídas. El Ejército del Aire ha abierto una investigación sobre el accidente. El avión pertenece a una flota de 23 F-5 actualmente en un programa de mordernización de aviónica y estructura, aunque el que sufrió el siniestro no había sido aún objeto del mismo. El caza tenía más de 30 años de antigüedad, ya que entró en servicio en 1971. Sin embargo fuentes de la Base Aérea de Talavera aseguran que a lo largo de su historia había sido sometido a diversas modernizaciones de tal manera que «prácticamente ninguna de sus piezas actuales eran iguales a las originales». Por eso, según el capitán de la base Antonio Mancebo, la antigüedad del F-5 no influye en su seguridad. «Está claro que el F-5 no es un avión puntero», dijo, «pero no inseguro». Sobre la causa de la muerte del teniente no se dio ayer información oficial. No obstante, entre las posibilidades que los expertos barajan figura un golpe al caer a tierra o el efecto sobre el cuerpo humano que se produce al salir despedido del avión para caer en paracaídas. En cualquier caso, testigos presenciales consultados por ABC señalaron que vieron al teniente golpearse contra un olivo. El alférez fue intervenido por la tarde de la rotura de un codo en el hospital Infanta Cristina de Badajoz. El dueño de la finca donde se estrelló el avión, Juan Angel Nieto, relató a ABC, cómo le sorprendió en mitad del campo «un gran estruendo, parecido a un trueno», y posteriormente una especie de chirrido que le estremeció. Miró al cielo y vio un avión que perdía altura y echaba humo por uno de los motores. Unos minutos más tarde el F-5 se estrellaba a escasos metros de donde se encontraba y salía ardiendo. Unos agricultores vecinos le comentaron que los pilotos habían saltado del avión y habían caído a unos dos kilómetros de allí, en mitad de un encinar. La Guardia Civil localizó primero al alferez y posteriormente al teniente. Este último, David Martínez, de 25 años era natural de Pamplona y estaba casado con una compañera de promoción, también teniente. La capilla ardiente quedó instalada en el Ala 23 de la Base de Talavera la Real.

El funeral se celebrará hoy y está previsto que asista el Ministro de Defensa. Los restos del militar serán trasladados a Logroño, donde vive su familia. Los Reyes enviaron un telegrama de pésame a la esposa del teniente fallecido. Don Juan Carlos se interesó también por el estado del alférez y le deseó un pronto restablecimiento.