La Monarquía, por voluntad popular

Don Juan Carlos supo hacer algo poco común en la historia política del mundo entero: recibir todo el poder, el que era propio de un dictador, y dárselo -más que devolvérselo- al pueblo español

Ramón Pérez-Maura
MadridActualizado:

Uno de los mayores éxitos de la Transición fue la legitimidad popular que se dio a la Monarquía por medio de la voluntad de todos los españoles manifestada el 6 de diciembre de 1978. Ese día culminaba un proceso que había tenido tres etapas. La primera concluyó el 22 de noviembre de 1975 cuando la Monarquía fue instaurada por el régimen del general Franco en la persona del entonces Príncipe de Asturias, Don Juan Carlos. La segunda, la restauración, tuvo lugar en el Palacio de la Zarzuela el 14 de mayo de 1977 cuando el jefe de la Casa Real española cedió a su hijo los derechos que había recibido de su padre en Roma

Ramón Pérez-MauraRamón Pérez-MauraArticulista de OpiniónRamón Pérez-Maura