Mohamed Moussatem se desdice de lo declarado a la Policía sobre su tío Belhadj, presunto portavoz de Al Qaeda

El presunto colaborador de la célula terrorista que cometió los atentados del 11-M Mohamed Moussatem, para quien la fiscalía solicita 8 años de cárcel, se desdijo hoy de todas las declaraciones que

Europa Press/Madrid
Actualizado:

El presunto colaborador de la célula terrorista que cometió los atentados del 11-M Mohamed Moussatem, para quien la fiscalía solicita 8 años de cárcel, se desdijo hoy de todas las declaraciones que realizó ante la Policía sobre su tío Youssef Belhadj, presunto portavoz de Al Qaeda en Europa, y atribuyó a presuntos malos tratos sus manifestaciones anteriores.

Mohamed rechazó contestar a las preguntas del fiscal Carlos Bautista y al resto de partes personadas en la causa, con excepción de su abogado, Miguel García Pajuelo. A preguntas de éste, condenó "rotundamente" los atentados y afirmó que su tío nunca le habló de la posibilidad de hacer la "yihad" ni de su pertenencia a la organización terrorista de Osama Bin Laden.

Moussatem fue el tercero de los procesados que compareció hoy ante la Sección Segunda de lo Penal de la Audiencia Nacional, que celebró la sexta jornada del juicio por la masacre en el pabellón con el que éste órgano judicial cuenta en la Casa de Campo, en Madrid.

INDICIOS

Moussatem fue detenido en febrero de 2005 junto a su hermano Brahim, y quedó en libertad el 18 de julio de 2005. La Fiscalía cree que pudo facilitar la huída de Mohamed Afalah (huido y a quien se cree muerto en Irak) y de Abdelmajid Bouchar (que huyó y fue posteriormente detenido en Belgrado) tras la explosión de la casa de Leganés, donde se suicidaron siete terroristas. Fue puesto en libertad el 18 de julio de 2005.

El tío de los dos hermanos Moussaten, Youssef Belhadj, está considerado como uno de los autores intelectuales de los atentados, y según la acusación, ambos conocían su pertenencia a una organización terrorista. En su escrito de conclusiones provisionales, el Ministerio Público señala que los hermanos Moussatem mantuvieron con su tío diversas conversaciones sobre la yihad, habían visionado con él, a través de Internet, escenas de la guerra santa y otras de ejecución de grupos terroristas islámicos, como degollamientos.

En el escrito de la Fiscalía se señala también que Mohamed, estando con su tío a finales del mes de diciembre de 2003 en Bruselas, pudo ver que disponía de dinero que recaudaba en la mezquita para ser enviado a gente que hacía la yihad en Afganistán.

A preguntas de su abogado, Mohamed Moussaten señaló que la mayoría de sus amigos son españoles y que acude "de vez en cuando" a la mezquita con sus padres y su hermano. En 2004 tenía una novia española, no musulmana, y trabajaba en Mercamadrid. Fue a Bruselas con 4. 000 euros para comprar un coche, aunque finalmente no lo compró porque su familia encontró otro más económico en España.

DETENCION POLICIAL Mohamed Moussaten explicó que en Bruselas viven sus tíos y primos, con quienes permaneció durante su estancia en Bélgica. Su tío Belhadj le enseñó la ciudad y con él visitó la mezquita. Dijo también que el día de su detencion diez personas le agarraron y pegaron, sin identificarse, luego resultaron ser policías que le llevaron a una comisaría.

Sobre su estancia en dependencias policiales, Mohamed dijo que pasó cuatro días sin comer, amenazado y sin poder dormir, ya que se turnaban en los interrogatorios.

Que le dijeron que allí estaban sus padres y su hermano, y que todos iban a pasar 40 años en la cárcel si no les decía lo que ellos querían escuchar. Dijo también que durante los registros de su vivienda él no estaba presente, porque le hacían esperar en un coche. "Yo no podía soportar eso", apuntó.

Durante su declaración hoy ante el tribunal, que comenzó poco antes de las cinco de la tarde, se procedió a la lectura de la declaración de Mohamed Moussatem ante el juez instructor del caso, Juan del Olmo, efectuada el 4 de febrero de 2005. Después, y a pesar de haberse negado en un principio, el tribunal procedió a leer el careo entre Mohamed y su tío ante el juez Del Olmo.