«La moción de censura está en la calle y Zapatero no tiene fuelle para llegar a 2012»
Foto: IGNACIO GIL

«La moción de censura está en la calle y Zapatero no tiene fuelle para llegar a 2012»

Todos apuntan a Javier Arenas como pilar esencial del cuadro de mando del equipo popular a pesar de vivir a caballo entre Madrid y Sevilla. Optimista, se muestra convencido de que el 1-M ha supuesto «la reafirmación social del liderazgo de Rajoy, que la política ya la tenía»

CRISTINA DE LA HOZ | MADRID
Actualizado:

-Ha pasado un año desde las generales y ustedes hablan de cambio de ciclo. ¿No es algo prematuro?

-En términos económicos y sociales estos doce meses han sido los peores de los 30 últimos años. Los españoles están indignados con Zapatero y con el Gobierno porque son conscientes de que les mintió para ganar las elecciones. Ha sido el año de la gran mentira con un desgaste del Gobierno sin precedentes. Eso tiene que ver con el sentimiento que invade a la sociedad de haber sido engañada y con la ineptitud para afrontar una situación difícil. Ni la economía ni la sociedad aguantan tres años más de Zapatero y esto lo vamos palpando a diario en la calle y en el debate parlamentario.

-¿Confían en un adelanto electoral o presentarán una moción de censura?

-Los partidos por definición nunca hablan de moción de censura hasta justo después de presentarla. La moción de censura está en la calle y a ello se une la progresiva soledad de este Gobierno. Zapatero se enfrenta ya a diario a la moción de censura de la calle. Están soplando vientos de cambio y creo que ni Zapatero ni su equipo tienen fuelle para llegar a 2012. En época de crisis el vicepresidente económico tiene que ser un segundo presidente. En cambio, Solbes está todos los días clamando por irse. Lo que hace falta es que descanse, pero sobre todo que la sociedad descanse de Solbes.

-¿Qué van a exigir en el País Vasco: la diputación de Álava, la presidencia de la Cámara, entrar en el Gobierno..?

-Lo más importante es que todo el mundo sepa que el PP no va a defraudar. Va a ser muy coherente y el compromiso que ha hecho con el cambio es ineludible. Queremos que haya de verdad un cambio de políticas, de principios y de formas de gobernar después de tantos años de soberbia, arrogancia y prepotencia del PNV. Para ello lo lógico es que hubiera un gobierno estable, un ejecutivo de coalición del PSE y el PP.

-En cambio López prefiere un gobierno monocolor que vaya pactando a lo largo de la legislatura bien con el PP o con el PNV.

-No conozco en detalle las ideas de López, pero mantener una estrategia a dos bandas será completamente imposible para su gestión de Gobierno. Lo más sensato, repito, sería un ejecutivo de coalición, pero no vamos a supeditar nuestra posición final a ningún cargo concreto. Sí sería muy aconsejable que por parte del PSOE no se tenga la tentación de humillar a los votantes del PP, que merecen exactamente el mismo respeto que los del PSOE.

-Urkullu sostiene que hay contactos entre el PSOE y Batasuna.

-Cualquier diálogo del PSOE con los amigos de los terroristas constituiría un obstáculo insalvable para el cambio. Tuvimos una legislatura pasada nefasta en esta materia, con una negociación política con el terrorismo que parece que Zapatero ha reconducido. Sigue, sin embargo, sin pronunciar la palabra clave: derrota. Ojalá que la oigamos del señor López. En todo caso, cualquier manifestación del PNV va en la línea estratégica de impedir el cambio.

-Es decir, que sí se fían.

-Más que fiarnos de sus palabras nos fiamos de los hechos y la confianza se da en función de los hechos.

-¿Qué crónica habríamos escrito si Feijóo no hubiera conseguido la mayoría absoluta?

-De crónicas sabe usted mucho más que yo. Creo que las elecciones del 1 de marzo suponen la reafirmación social del liderazgo de Rajoy. Yo creo que Rajoy tenía absolutamente confirmado su liderazgo político dentro del partido con el apoyo de la inmensa mayoría y ese domingo se ha producido la reafirmación social de ese liderazgo. Las cosas han sido tan felices que no me sitúo en el escenario de si hubieran sido distintas.

-¿Los críticos están desactivados o sólo durmientes?

-Una persona crítica es la que en los órganos del partido expresa opiniones distintas. Desde el congreso de Valencia hay unos órganos del PP muy cohesionados. Las elecciones no ponían en cuestión el liderazgo de Rajoy. Si alguien hubiera aprovechado esos comicios para cuestionar su figura, conociendo a mi partido como lo conozco, hubiera cometido un profundo error. En el PP ya las cosas no se pueden resolver ni se resuelven en una mesa camilla. Este es el partido más importante de Europa, con 770.000 militantes y en el que la opinión 500 personas, que son líderes intermedios del partido, resulta siempre clave y ahí Rajoy ha tenido siempre muy asentado su liderazgo.

-¿Hay una tregua hasta las europeas?

-El PP las va a ganar con claridad. Va a haber una movilización de nuestros electores, los españoles le van a pasar factura a Zapatero; hemos acertado con el candidato.

-¿Jaime Mayor siempre fue su candidato?

-Siempre pensé que era el mejor candidato porque es un referente del partido, por el trabajo que ha hecho en Europa y porque me parecía el más adecuado para el momento político que atravesamos. Vamos a ganar con bastante distancia y Rajoy se examinará con éxito en las generales porque será el próximo presidente del gobierno.

-Hay sondeos que le sitúan a un punto de Chaves. ¿Qué le falta para dar el estirón o seguirá siendo Andalucía una asignatura pendiente para ustedes?

-Lo que nos falta es que en las próximas municipales subamos entre 8 y 10 puntos en los municipios del interior de Andalucía. El PP es la primera fuerza política en todas las capitales de provincia y en los municipios de la costa. Estamos a ocho diputados de la mayoría absoluta.

-¿Y qué puede hacer que no haya hecho hasta ahora?

-Nunca hemos tenido encuestas así. Siempre hemos luchado por acercarnos. Ahora estamos luchando por la victoria. ¿Qué hemos venido haciendo? Pues calle a calle, pueblo a pueblo, radio local a radio local para superar la brutal diferencial que hay en presencia mediática con el PSOE... Hice una media la pasada legislatura de 350 kilómetros al día. Las recetas son presencia en la calle, oposición muy contundente pero nunca una crítica sin acompañarla de una propuesta. En las pasadas elecciones crecimos 10 diputados y creo que lo que ha pasado en Galicia y País Vasco son dos banderas de cambio que tendrán mucho que ver con un gobierno agotado como el Chaves.

-¿Por qué comenzó usted, como secretario general del PP, a desvincularse de las empresas de Francisco Correa?

-La verdad es que me parecía que había una serie de presupuestos para actos públicos que eran excesivamente costosos para el partido y por eso empezamos a trabajar con más empresas. En Génova hay unos equipos extraordinarios y la verdad es que nunca tuve ninguna relación con estos señores.

-Entonces ¿sólo fue porque eran caros?

-Como secretario general cumplía con mi obligación de intentar presupuestos menos costosos para el partido y que hubiera más empresas que nos presentaran ofertas.

-¿No detectó nada extraño ni que fueran hablando en nombre del partido?

-En nuestra etapa no detectamos nada así. Nunca tuvimos ninguna relación con ellos que superara la de una empresa que contrataba con el partido. Nunca ha habido una trama del PP sino contra el PP de unos aprovechados. Además, a ello se suma un uso político de la justicia que no se había conocido en treinta años de democracia.

-Posiblemente sea un exceso una querella criminal contra un juez, ahora inhibido.

-Los electores del PP le agradecen mucho a Rajoy cómo ha defendido la honradez de este partido. Ha sido un gran activo para Rajoy y para su liderazgo afrontar una situación tan compleja. Ha fortalecido su figura.

-¿Por qué Génova rompe con Correa y no cursan instrucciones a sus direcciones regionales en el mismo sentido?

-No tuvimos constancia de ninguna conducta irregular en ese momento y no podíamos hacer más que lo que estábamos haciendo. Las direcciones sucesivas del PP, hablo de Cascos, Acebes y Cospedal, podemos responder de un partido limpio. No aceptamos ni media lección de ética del PSOE, único partido condenado por financiación ilegal y por los GAL. Este es un partido de gente honrada y decente que va contra los que se quieren aprovechar de él. Algunos compañeros han podido verse sorprendidos en su buena fe.

-¿Qué van a hacer si imputa a Francisco Camps el TSJV?

-Es un escenario que no me planteo.

-¿Carecen de «plan b»?

-El «plan a» para nosotros es la honestidad de Camps. Es un dirigente político extraordinario y un hombre profundamente honesto. Como no tengo duda de cuál va a ser el veredicto luego Camps tendrá que defenderse de las personas que han intentado hacer tanto daño a su imagen. No hay más plan que su absoluta inocencia.

-Pero eso lo tendrá que decidir un juez, no ustedes.

-Lo tendrá que ver un juez.Por cierto hacen falta en España jueces que tengan conductas ejemplares. Lo que no se puede hacer es estar juzgando a los ciudadanos si uno no protagoniza conductas ejemplares. Esa es otra reflexión que se debería abrir de cara al futuro: si se puede estar en política y volver a ser juez.

-Hay una sensación de doble vara de medir según se trate del PP de Madrid o el de Valencia.

-En este momento no hay ninguna imputación sobre Camps ni sobre ningún aforado. Lo que faltaba es que la Constitución les ofrezca la presunción de inocencia y el partido no lo avale salvo que tengamos pruebas palmarias de que se ha dado una conducta irregular. Otra cosa distinta es la generosidad que demuestran compañeros pidiendo su baja temporal en el partido o renunciando a alcaldías. Jesús Sepúlveda, al que conozco y tengo muchísimo afecto, deja su responsabilidad para no hacer daño a Pozuelo ni al PP. El PP tiene la obligación de reponer la imagen de nuestros compañeros que voluntariamente han renunciado y que luego demuestren su inocencia.

-Se ha cerrado la comisión sobre el espionaje en la Asamblea de Madrid ¿Qué pasará finalmente con su investigación interna?

-Yo trabajo en una Comunidad, Andalucía, en la que hay decenas de imputados del PSOE y en la que no hay semana sin escándalo. En los últimos 15 años no ha habido ni una comisión de investigación. Esto de Madrid me parece una conducta elogiable. Lo que esperamos en Génova es que se produzcan las conclusiones, pero me parece que no tendrá sentido mantener ninguna investigación interna cuando se ha hecho una en sede parlamentaria.

-¿Eran partidarios de que se cerrara fulminantemente?

-Éramos partidarios de que se investigara y Esperanza Aguirre cogió el toro por los cuernos en una etapa delicada, en plena precampaña electoral en el País Vasco y Galicia. Pese a eso no se miró hacia otro lado.

-¿Se arrepienten de haber abierto esa investigación interna que provocó recelos del PP de Madrid y de la Comunidad?

-No, creo que fue procedente que se recogiera esa información y me pareció también muy procedente que se suspendiera.