Albert Rivera en una imagen de archivo - EFE/ VÍDEO: EP

La mitad de los electores de Ciudadanos pueden cambiar su voto

El voto del partido de Rivera es uno de los más codiciados en la campaña electoral, ya que se considera un elector de centro, al que cortejan tanto desde la derecha como desde la izquierda

Sigue el debate de Atresmedia en directo

MadridActualizado:

En esta recta final de la campaña, todos los candidatos miran a los ocho millones de indecisos que, según GAD3, siguen sin tener nada clara su opción de voto el próximo 28 de abril. Hay muchas papeletas en el aire. Uno de cada tres votantes admite que su decisión ya tomada puede cambiar en los últimos días antes de las elecciones generales. La fidelidad política está en estos tiempos por los suelos, como se ve.

El 67 por ciento de los electores aseguran que su voto no se modificará en los próximos días. Las elecciones se juegan pues en ese otro tercio que no descarta un cambio de última hora, algo que podría producirse sobre todo dentro de los bloques enfrentados, centro-derecha e izquierda y populismo.

La volatilidad del voto es tan fuerte que todo podría suceder en unos días en los que los candidatos se juegan las elecciones y cualquier error puede costarles carísimo. En este contexto, los más proclives a modificar su voto si lo ven necesario son los electores de Ciudadanos, que tiene la tasa de fidelidad más baja entre los grandes partidos nacionales.

Casi la mitad de los votantes del partido de Alberto Rivera (el 45 por ciento) confiesan que no descartan decantarse por otra opción durante esta semana. El voto de Ciudadanos es uno de los más codiciados en la campaña electoral, ya que se considera un elector de centro, al que cortejan tanto desde la derecha como desde la izquierda. De hecho, el trasvase podría darse en ambas direcciones, y hacia estos votantes mirará de forma especial el PP en estos últimos días.

El voto de Vox

Los populares saben que tienen menos posibilidades de recuperar, hoy por hoy, el voto fugado a Vox, ya que se trata de una decisión de «desahogo» y de castigo. Así, solo el 20 por ciento de los votantes de Vox podrían llegar a modificar su voto durante esta última semana antes de las elecciones.

Precisamente, los partidos que tienen más fidelidad de voto y es más complicado que sufran un trasvase de última hora son los nacionalistas. Solo el 11 por ciento de los votantes del PNV o el 16 por ciento de ERC no descartan cambiar su decisión.

En el PSOE, los que admiten que pueden cambiar su voto estos últimos días antes de las generales son el 22 por ciento, mientras que en el Partido Popular el dato se sitúa en el 28 por ciento.