ENCUESTA DE GAD3 PARA ABC

La mayoría censura a Sánchez por pactar los Presupuestos con los separatistas

Los españoles rechazan las concesiones del presidente del Gobierno a los autores del golpe a la democracia en Cataluña

MadridActualizado:

Pedro Sánchez llegó a La Moncloa sin haber ganado las elecciones generales, y con el peor resultado de la historia del PSOE. Solo su alianza con los separatistas, nacionalistas vascos, populistas y Bildu le permitió llegar al poder, y solo con ellos puede mantenerse, de ahí que el presidente del Gobierno esté intentando pactar los Presupuestos con quienes mantienen en vigor el desafío independentista en Cataluña. Sánchez podría conseguir sus votos, pero de entrada tiene el rechazo de la mayoría de los españoles, que censuran la negociación con los independentistas y rechazan las concesiones del Gobierno para seguir en el poder, según se desprende del último barómetro de GAD3 realizado para ABC.

En esta encuesta de enero, realizada con 1.800 entrevistas, se refleja el rechazo de la mayoría a la negociación de los Presupuestos Generales del Estado entre el Gobierno y los independentistas. Y se descubre que el rechazo a las concesiones de Sánchez a los separatistas no solo se produce entre los votantes del PP, Ciudadanos y Vox, sino que una parte considerable de los socialistas, la mitad exactamente, también marca distancias con la actitud del presidente del Gobierno respecto a los que quieren romper España.

Más de la mitad de los ciudadanos, el 55,8 por ciento, desaprueba que el Gobierno de Sánchez intente pactar con los protagonistas del desafío independentista las cuentas del Estado para el año 2019. Solo el 31,1 por ciento ve bien esa negociación. Pero los votantes están divididos en dos bloques:los del PSOE y Unidos Podemos aplauden la existencia de contactos con los separatistas para llegar a un acuerdo sobre los Presupuestos, mientras que los electores del PP, Ciudadanos y Vox lo rechazan de plano.

«No» a las concesiones

La mayoría, al final, abuchea la negociación con los independentistas, pero además da un toque de atención al Gobierno por sus concesiones en ese proceso de diálogo. Casi seis de cada diez españoles, el 57,2 por ciento, creen que el Gobierno está haciendo demasiadas concesiones al independentismo para conseguir su apoyo a los Presupuestos, frente a un 30,3 por ciento que no está de acuerdo con esa opinión.

En cuanto llegó a La Moncloa, Sánchez inició una política de apaciguamiento y de gestos hacia los independentistas presos, puso fin al control previo que ejecutaba Hacienda sobre los gastos de la Generalitat de Cataluña y legitimó al presidente autonómico, Joaquim Torra, como interlocutor para hablar de todo. De hecho, aceptó una especie de cumbre bilateral en Barcelona el pasado mes de diciembre, en la que Torra intentó por todos los medios tratar a Sánchez como presidente de un país extranjero. El Gobierno, además, descartó por completo otro 155, rompió el diálogo con los constitucionalistas y aprovechó la elaboración de los Presupuestos de 2019 para situar a Cataluña como la gran beneficiada frente al resto del país.

Los votantes de Ciudadanos y de Vox son los más tajantes en esta posición: el 86 por ciento critica las concesiones del Gobierno, una opinión compartida por el 73 por ciento de los electores del PP. La mitad de los socialistas (el 49 por ciento) también creen que el Ejecutivo se está pasando de la raya en sus negociaciones de los Presupuestos con los independentistas. Incluso un cuarto de los votantes de Podemos (el 27 por ciento) comparte esa valoración.

Resultado en Andalucía

El principal mensaje emitido desde La Moncloa para defender la necesidad de apoyar los Presupuestos –que «reducirán la desigualdad de los españoles»– tampoco acaba de calar en la calle. Un 41,9 por ciento no ve nada claro que vaya a ser así, frente a un 41,1 que cree lo que dice el Gobierno.

Los pactos de Pedro Sánchez con los independentistas han tenido un peso fundamental, además, en el resultado de las elecciones de Andalucía, según la encuesta de GAD3. El 58 por ciento de los entrevistados se muestran convencidos de que los andaluces han tomado buena nota.