Juan Cotino muestra las fotografías de los dos detenidos. Elena Carreras

Mayor Oreja da por desarticulado el núcleo principal de ETA en Cataluña

La actuación de dos agentes de la policía local de Barcelona, que permitió la detención de dos etarras que formaban un comando estable en la capital catalana, fue aplaudida unánimemente por todos los partidos políticos y por representantes de todas las administraciones, a la vez que la Guardia Urbana recibía una auténtica lluvia de felicitaciones por la actuación.

BARCELONA. ABC
Actualizado:

Todas las instituciones y partidos políticos coincidieron ayer en sus felicitaciones a la Guardia Urbana de Barcelona por la detención de dos presuntos miembros del comando de ETA en esta ciudad, que calificaron como un «golpe muy duro» para la banda, que abortó una nueva acción terrorista. Dos agentes de la Guardia Urbana barcelonesa detuvieron la madrugada del jueves a los presuntos miembros del comando Barcelona de ETA José Ignacio Krutxaga y Liarni Armendáriz, a los que sorprendieron en un vehículo cargado con explosivos, tan sólo veinte días después del asesinato del agente municipal Juan Miguel Gervilla, en el que fue el penúltimo atentado etarra en Cataluña.

El ministro de Interior, Jaime Mayor Oreja, telefoneó a los dos agentes de la policía local para transmitirles su felicitación y también habló con el jefe de este cuerpo y con el alcalde de Barcelona, Joan Clos, para expresarles su satisfacción por las detenciones y felicitarles personalmente por la operación. En la misma línea, el vicepresidente primero del Gobierno, Mariano Rajoy, destacó la importancia de las detenciones y aseguró que «es probable que el comando no esté desarticulado en su totalidad, pero el núcleo más importante, que una vez más iba a actuar, ha sido desarticulado».

Joan Clos mostró también su satisfacción por la eficacia y profesionalidad demostrada por la patrulla de la Guardia Urbana que, a su juicio «resarce de alguna manera a este cuerpo por el asesinato de Juan Miguel Gervilla», el agente asesinado en diciembre a manos del comando Barcelona. Por su parte, el presidente de la Generalitat, Jordi Pujol, remarcó el «coraje, valentía y profesionalidad» de los agentes que, con su actuación, «nos permiten recuperar la confianza en que es posible acabar con el terrorismo». El líder catalán hizo un llamamiento a no perder la confianza en las Fuerzas de Seguridad y recordó que «hay muchas personas que trabajan con tesón todo el día para detener a los etarras».

Por su parte, el portavoz del ejecutivo catalán, Artur Mas, expresó su confianza en que este «duro golpe» contra el comando Barcelona sea «definitivo». Además, todos los partidos catalanes y los representantes de los distintos grupos municipales del Ayuntamiento de Barcelona coincidieron también en felicitar a la Guardia Urbana por haber «abortado» una nueva actuación de ETA en Cataluña.

El lendakari, Juan José Ibarretxe, calificó como una «buena noticia para cualquier bien nacido» la detención de los dos presuntos activistas de ETA, ya que «traslada más tranquilidad a una sociedad como la catalana, afectada de manera importante por la violencia».

En la misma línea se expresó el secretario general del PSOE, José Luis Rodríguez Zapatero, quien calificó de «oportuna y encomiable» la actuación de la Guardia Urbana, que «con toda seguridad ha evitado un nuevo acto terrorista» en territorio catalán.