Mayor Oreja confirma que la policía francesa ha encontrado un campo de entrenamiento de ETA

Madrid. Agencias
Actualizado:

El ministro del Interior, Jaime Mayor Oreja, confirmó hoy que la Policía francesa les ha comunicado recientemente que ha encontrado un campo de entrenamiento utilizado por la banda terrorista ETA.

La policía francesa descubrió el pasado martes en un bosque de Las Landas dos tubos lanzadores de granadas y un vehículo utilizado como diana que habían sido empleados por ETA para probar sus proyectiles. La zona donde se han hecho este tipo de prácticas es un pinar que no tiene ningún núcleo habitado en muchos kilómetros a la redonda.

El hallazgo fue efectuado por un guarda forestal que se encontró con un vehículo calcinado en un paraje de Saint Julien en Born. El guarda  había recorrido la misma zona el día anterior y no había visto el automóvil, por lo que informó a la Gendarmería.

Los agentes de este cuerpo militar iniciaron las primeras investigaciones que posteriormente fueron traspasadas a la Policía ante los indicios de que se trataba de un asunto de terrorismo atribuible a ETA.

El vehículo era un Peugeot 405 que había sido robado a mediados de septiembre en la localidad de Bussiere Poitevine, a sesenta kilómetros al sur de Poitiers.

Fuentes policiales francesas señalaron que el turismo había sido sustraído al día siguiente de la operación que condujo a la detención del dirigente de ETA Ignacio Gracia Arregui y al desmantelamiento del aparato logístico. Se sospecha que el vehículo pudo ser robado por alguno de los miembros de esta estructura etarra que lograron darse a la fuga y que posteriormente el vehículo fue conservado y utilizado como diana.

El coche estaba calcinado y presentaba signos de haber sido alcanzado por un proyectil. A cierta distancia del vehículo, la policía encontró dos tubos de PVC que habían sido utilizados como tubos de lanzamiento de las granadas. Además, un pino también mostraba signos de haber sido alcanzado por otro impacto.

La policía francesa encontró en la zona munición y restos de los proyectiles cuyas características se están investigando.

Las sospechas de los responsables policiales apuntan a que pueda tratarse de un tipo de mortero que ETA tiene todavía en fase de preparación denominada «Jotasu» que aun no ha sido empleada en ningún atentado. Sin embargo, durante la operación contra el aparato logístico de ETA realizada en septiembre se localizó un prototipo en un taller clandestino ubicado en una casa de la localidad de Saugnac et Cambron, así tomo tubos para fabricar una decena más de este tipo de artefactos.

El taller estaba perfectamente camuflado, hasta el punto que en la primera inspección no se localizó nada. Al hacer una segunda revisión de la casa se encontraron el mortero y los tubos escondidos entre un montón de leña.

Este mortero, de casi 40 centímetros de diámetro, tiene capacidad para disparar una bombona de butano rellena de explosivo a una distancia de hasta 200 metros. Además de la capacidad de destrucción de la deflagración, las mezclas utilizadas para la carga explosiva tienen una gran capacidad incendiaria.

La policía francesa cree que en un radio de unos kilómetros del bosque donde se encontró el coche debe existir una casa utilizada por ETA para impartir cursillos de adiestramiento a sus miembros.

Respecto al «comando Madrid», Mayor Oreja dijo que la policía está cada día más convencida de que es el mismo que atentó contra el magistrado Francisco Querol y agregó que «hay un hombre y una mujer prácticamente identificados en cuanto a sus rasgos físicos aunque no en sus identidades».

Insistió en que todavía no se puede confirmar el objetivo del atentado del pasado lunes, «salvo que los propios terroristas algún día lo digan».

Mayor Oreja sostuvo que el testimonio de un magistrado del Tribunal de Cuentas hace pensar que el objetivo era «un coche oficial» y «al producirse esa deflagración parece que era ese coche oficial, pero no significa que él era el objetivo concreto sino que a lo mejor lo que estaban buscando era un coche oficial que pasara a una determinada hora por ese lugar, porque probablemente pasaron varios».