Mauritania inculpa a siete personas por el secuestro de los tres cooperantes españoles

Mauritania inculpa a siete personas por el secuestro de los tres cooperantes españoles

El autor principal aún no ha comparecido ante la Fiscalía y los imputados hasta ahora son tres mauritanos y cuatro argelinos

EP
MADRIDActualizado:

La Fiscalía de Nuakchot ha inculpado a siete personas en relación con el secuestro de los tres cooperantes españoles que fueron capturados en Mauritania el pasado 29 de noviembre, informa la Fiscalía en un comunicado difundido por la Agencia Nuakchot de Información.

Tres son mauritanos -Boujari Uld Mahmud Uld Issaui, Koriye Mint Boujari Uld Issaui y Joumaa Uld Mohamed Erregragui- y los otros cuatro -El Id Uld Lehbuss, Mohamed Salem Uld Hmouda Uld Mohamed, Nevii Mohamed M'bareck y Mohamed Salem Uld Mohamed Ali- son de nacionalidad argelina y maliense, según la agencia de noticias africana APA, que añadió que el autor principal del secuestro, Omar Sahraui, aún no ha comparecido ante la Fiscalía.

APA indica que los cargos de los que les acusa la Fiscalía incluyen la "participación en delitos de atentado deliberado contra la vida y la seguridad de las personas, su rapto y su secuestro sin orden de las autoridades competentes y a la conclusión de un acuerdo remunerado con vistas a atentar contra la libertad de otros", así como "la puesta a disposición de la vivienda y otros medios para impedir el arresto del autor de un delito de terrorismo".

También están acusados de "ayudar a huir a una persona buscada por la Justicia, de adquisición ilegal de un permiso de conducir atribuyéndose una identidad falsa, la puesta a disposición de medios de subsistencia para un autor de un delito de terrorismo y la entrada en Mauritania incumpliendo las disposiciones reglamentarias relativas a la migración".

El comunicado señala que el fiscal general de Mauritania ha puesto a disposición del juez antiterrorista a los siete inculpados. Para cinco de ellos ha ordenado prisión preventiva, mientras que los otros dos deberán estar bajo vigilancia judicial. Otras once personas investigadas han sido puestas en libertad por falta de pruebas, según la agencia APA.