Detenidos tres hermanos por matar a un guardia civil en Don Benito

El agente, fuera de servicio, intentó mediar en una pelea de bar y fue apuñalado

Don BenitoActualizado:

Son «conocidos y habituales» en la comisaría de Don Benito (Badajoz), lo que en el argot denominan «quinquis», siempre enredados en «pequeños delitos». Por eso, a los agentes de la Policía Nacional que se hicieron cargo de la investigación les costó muy pocas horas cercar y dar con los sospechosos de haber asesinado la madrugada del miércoles al jueves a un guardia civil que vestía de paisano, Juan Lozano Díaz, cuando intentó mediar en una pelea de bar.

Fuentes de toda solvencia consultadas por este diario han indicado que al primero de los presuntos criminales lo capturaron «antes de mediodía» y que solo después se entregaron en la comisaría otros tres, uno de los cuales, al parecer, tendría otro tipo de relación con los hechos, sobre los que habría declarado como testigo en los primeros momentos.

Las informaciones contrastadas por este diario indican que dos de estos detenidos son hermanos, Felipe y Arturo García Lozano, que utilizaron para huir del escenario de la tragedia un BMV X6 con matrícula acabada en HGD.

Tras los arrestos, la Delegación del Gobierno en Extremadura confirmó que no eran dos, sino tres hermanos. Esa información validaba en parte la que, desde primera hora de la mañana, venían difundiendo en busca de colaboración ciudadana diversos perfiles de Whatsapp y Facebook de personas que dicen pertenecer a los Cuerpos de Seguridad y que hicieron públicos nombres y apellidos de los sospechosos ya mencionados, además de la identidad de Orlando Ángel García Lozano como tercer hermano, al que atribuyeron la autoría material del crimen. En esos mensajes se incluyeron también fotos de archivo tomadas de semiperfil izquierdo y de frente de los aludidos -como las de una ficha policial-, así como del vehículo de la fuga, al tiempo que se instaba a los agentes en general a «extremar las precauciones».

De acuerdo con el relato que avanzó la Delegación del Gobierno, Juan Francisco Lozano Díaz, de 50 años y padre de dos hijas, perdió la vida tras ser agredido por tres personas y recibir dos puñaladas en el cuello y el costado.

«Niñatos y porteros»

La reconstrucción de los hechos le sitúa en su Don Benito natal de forma ocasional. Había ido a pasar el puente para reunirse con la parte de su familia que vive allí, puesto que su destino profesional está en Zarauz (Guipúzcoa). La noche del miércoles se encontraba a las dos de la mañana en una zona de ocio de la Plaza de España, situada en el corazón del municipio pacense, cuando en el interior del bar «Boston» intervino para intentar calmar una reyerta. «Se formó una pelea entre los niñatos y los porteros, y él intentó mediar para separar y tranquilizar a esa gente y como no había manera, se identificó como guardia civil. Pero fue cuando salieron fuera cuando le pincharon con la navaja, le dieron dos puñaladas», explica a este diario una fuente policial.

La víctima fue atendida por el equipo de una ambulancia medicalizada comisionada por el 112 Extremadura, cuyos efectivos intentaron sin éxito realizar una reanimación cardiopulmonar a lo largo de una hora, tras lo que se certificó el fallecimiento del agente. El cuerpo fue trasladado al Instituto de Medicina Legal de Badajoz, donde se le practicó la autopsia, y posteriormente llevado al tanatorio de Don Benito, donde esperará al funeral.

La Delegación del Gobierno en Extremadura ha felicitado a la Policía Nacional por el trabajo realizado, así como a la Guardia Civil y Policía Local por la colaboración prestada, a la vez que lamenta los hechos y trasladó su más sentido pésame a los familiares de la víctima.

El Ayuntamiento de la localidad ha decretado dos días de luto oficial, tal y como ha informado su alcalde, José Luis Quintana.