Mata a su madre septuagenaria en su chalé de Gerona y luego se suicida

Agentes policiales descubrieron los cadáveres de las víctimas después de recibir el aviso de unos amigos que no los veían desde hacía varios días

ABC/
Actualizado:

GERONA. Una mujer de alrededor de 75 años y su hijo, de 50, ambos de nacionalidad británica, fueron hallados muertos en su vivienda de la población gerundense de L´Escala, en lo que se perfila como un nuevo caso de violencia doméstica. Según las primeras investigaciones, el hijo podría haber matado a su madre antes de suicidarse.

Los cadáveres fueron encontrados sobre las dos del mediodía. Unos amigos de la familia, extrañados de no ver a la mujer y a su hijo en los últimos días, acudieron a la vivienda pero nadie les respondió, por lo que decidieron avisar a la Policía Local. Una patrulla fue a la casa, una vivienda unifamiliar adosada situada en el número 42 de la calle Tell Vell, en la urbanización Camp dels Pilans, y halló los dos cadáveres. La puerta no estaba forzada, por lo que se descarta, en principio, un robo.

El cuerpo de la madre, Maureen Constance T., con signos de violencia, se encontraba tendido en la cama de una habitación del piso superior, mientras que el cadáver del hijo, Bruce Melville T., estaba en la planta inferior. Las primeras hipótesis que barajaban los investigadores de los Mossos d´Esquadra, que se han hecho cargo del caso, es que el hombre mató a su madre a cuchilladas por circunstancias que todavía se desconocen y luego se envenenó ingiriendo una sustancia química.

La Policía de la Generalitat permaneció durante varias horas en el lugar del suceso en busca de pistas que contribuyan a esclarecer los hechos. El aspecto que presentaban los cadáveres hace pensar que las muertes ocurrieron hace más de dos días. El juez ha decretado secreto de sumario.

Una estrecha relación

Los vecinos de la urbanización, próxima al núcleo urbano de la localidad costera, se mostraron sorprendidos por lo ocurrido y afirmaron que madre e hijo mantenían una estrecha relación. Un vecino de la calle Ter Vell explicó a Ep que la mujer «era viuda desde hacía más de un año», ya que su marido murió en un accidente de circulación. Desde entonces vivía sola con su hijo, que «no trabajaba».

El matrimonio, que tiene otra hija que vive en Inglaterra, se trasladó a esta población de la Costa Brava hace unos doce años, según los vecinos.