«¿Qué es más seguro? Salir de inmediato, presidente. Pues adelante, salimos»

J. M./
Actualizado:

La retirada de las tropas de Irak se adoptó el sábado en Moncloa tras una reunión

de cinco personas con el presidente del Gobierno en la que se evaluó

la información disponible. La decisión fue fulminante

«La investidura no era el momento para anunciarlo». En estos términos tan rotundos se expresa un colaborador del presidente del Gobierno que trata de argumentar contra las críticas de «ocultamiento» que se le han formulado por no explicitar en el Congreso su inmediata intención de retirar las tropas de Irak.

«La orden del presidente es la más ejecutiva de todas y así la adoptó», continúa. Además, no «es precipitada, porque durante casi un mes tanto Bono con Rumsfeld, pero también con su colega británico e italiano, había hablado de este asunto y el propio Rodríguez Zapatero fue muy explícito cuando estuvieron en Madrid con Blair y Powell». Por otra parte «no debíamos esperar por razones de seguridad, la operación de salida debe ser rápida para que a nuestras tropas no las hostiguen y cometan una barbaridad contra nuestros soldados».

Cobertura para la retirada

Sigue la explicación: «Sabemos que, a estas alturas, una intervención de la ONU no es posible, porque, entre otras cosas, ni Koffi Annan la desea, no está dispuesto a ella y por eso esperar habría sido perder el tiempo y posibilitar el ejercicio de presiones». Según el interlocutor socialista «los ingleses comprenden perfectamente este tipo de medidas porque responden a promesas electorales; ellos tienen, en este sentido, una fuerte conciencia democrática; en EE.UU. han dicho lo menos que podían decir, y británicos e italianos nos van a dar cobertura para el repliegue».

Las tropas españolas se van, pero se van con todo: «No dejaremos nada allí, tampoco infraestructuras, ésa es la decisión». La radicalidad de la medida viene inspirada también según esta fuente de toda solvencia en el hecho de que «las cosas en Irak van a ir a peor, tenemos información de la situación allí que se puede poner imposible» y, en esas circunstancias, el Gobierno y el PSOE, presumen, encontrarían más dificultades para la retirada de las tropas.

Zapatero no lo dudó

La decisión se tomó el sábado y en ella participaron sólo cinco personas; una de las que asistió a ese encuentro relató a ABC que Zapatero preguntó: «¿Qué es lo más seguro?» La respuesta fue: «Salir lo antes posible», y entonces el presidente no dudó: «Pues adelante, salimos».

Una primera decisión que las fuentes consultadas estaban seguras de que reportaría un aplauso generalizado en los medios y problemas en el exterior. Importaron más los primeros que los segundos y la medida es irreversible,derive como derive la situación en Irak en las próximas semanas.