Las calles de Pradilla, convertidas en una pequeña Venecia. FABIAN SIMÓN

Más de 10 hectáreas bajo las aguas

Actualizado:

Pradilla de Ebro, la población más afectada por la riada en la Ribera Alta zaragozana, amaneció ayer convertida en una pequeña Venecia. El agua se elevaba medio metro sobre las calles de las que tuvieron que salir en la noche del viernes, incluso, quienes luchaban contra la crecida y de las que ya se había evacuado al resto de los más de 600 vecinos. Mientras las motobombas succionaban el agua en Pradilla, comenzó la evaluación de los daños. En los más de 40 kilómetros entre Novillas y Sobradiel se han inundado más de 10.000 hectáreas y se han evacuado 40 granjas de porcino, vacuno y ovino. El vicepresidente de Aragón, José Ángel Biel, anunció que el ejecutivo aragonés pedirá al Gobierno central la declaración de zona catastrófica

de los lugares afectados.