Mezquita central de Melilla
Mezquita central de Melilla - Miguel González (Wikipedia)

Marruecos financia casi todas las mezquitas de Ceuta y Melilla

El Gobierno marroquí reconoce que paga los sueldos de 95 funcionarios religiosos en Ceuta y de otros 58 en Melilla

Rabat Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

El gobierno de Marruecos admite que financia la práctica totalidad de las mezquitas y de los imanes que dirigen el culto musulmán en las ciudades españolas de Ceuta y Melilla, según los datos proporcionados hoy a Efe por el ministerio de Asuntos Islámicos en Rabat.

El ministro portavoz del Gobierno, Mustafa Jalfi, reconoció hace poco que su país paga «históricamente» a «un número limitado» de imanes en la ciudad de Ceuta, pero los datos que aporta el ministerio de Asuntos Islámicos van mucho más lejos.

De hecho, el ministerio financia 34 mezquitas en Ceuta (sobre un total de 42) y 17 en Melilla, que representan en este segundo caso la totalidad de templos islámicos en la ciudad, incluidos los «informales».

En esta financiación se recogen los sueldos de los «encargados del culto», una categoría donde caben los imanes que dirigen cada mezquita, los predicadores que generalmente se desplazan cada viernes desde territorio marroquí (desde Nador en el caso de Melilla; desde Tetuán en el caso de Ceuta) y hasta los almuédanos que llaman cinco veces al día a la oración.

Pues bien, el gobierno marroquí paga actualmente los sueldos de 95 funcionarios religiosos en Ceuta y de otros 58 en Melilla, siempre según los datos oficiales del ministerio, que no precisa, sin embargo, el monto total que supone al sostén del islam en las dos ciudades españolas, que Marruecos considera propias.

Nunca antes el gobierno marroquí había admitido con cifras precisas su presencia y control sobre la práctica del islam en Ceuta y Melilla.

Con todo, el último presidente de la Comisión Islámica de Melilla, máximo órgano de representación musulmana en la ciudad y ahora dirigida por una gestora, Abdelkrim Alal, consideró que estos datos «no constituyen ninguna sorpresa».

Según sus referencias, el monto de la ayuda concreta a estos funcionarios es como sigue: 600 euros mensuales para cada imán responsable de la mezquita, 300 (o su equivalente en dirhams) para el predicador que se desplaza cada viernes y 50 euros para el almuédano.

El titular marroquí de Asuntos Islámicos, Ahmed Tawfiq, considera en declaraciones a Efe que su país «satisface una demanda allí donde existe» y donde existe «una comunidad de marroquíes» que la solicita.

Ni un solo imán español

Añade que las ciudades de Ceuta y Melilla «tienen una historia propia» y que su gobierno «tiene una postura sobre ellas que usted ya conoce», y que en cualquier caso «no se trata de una cuestión política».

Tradicionalmente, Marruecos considera que Ceuta y Melilla son «ciudades ocupadas» por España, y aunque hace muchos años que no reivindica con ninguna acción su soberanía, el vocabulario político oficial siempre recuerda que son «ciudades marroquíes», y sus ciudadanos, con más razón los musulmanes, son siempre definidos como marroquíes.

«Desgraciadamente -se lamente Abdelkrim Alal desde Melilla-, no tenemos ni un solo imán español, ni tenemos un solo euro para formar imanes. Nuestro gobierno de España no ha hecho nada por el islam y no nos brinda ninguna facilidad» para la práctica del culto musulmán.

«Mientras no tengamos nuestros imanes, es preferible que las mezquitas las gestione Marruecos. Su modelo es el de la moderación, preferible al wahabismo y al radicalismo que fomentan, por ejemplo, Arabia Saudí o los Emiratos Árabes en otras mezquitas en España. Ahí residen los problemas», razona Alal.

Alal reconoce que en el modelo actual existen fallos, como por ejemplo el hecho de que los imanes llegados desde Marruecos desconozcan las lenguas locales (el dialecto «dariya» de Ceuta o el bereber «chelha» de Melilla) y hablen a los fieles en un árabe que les es ajeno.

«Tendríamos que hacer como hacen las mezquitas en Francia -razona-, y traducir los sermones a la lengua local» pero, según él, esto no sucede por falta de medios y porque la Comisión Islámica Española, organismo sometido a querellas internas irresolubles, no es capaz de cumplir su función de formar y designar imanes.

El ministro Tawfiq insiste, por su parte, en que los imanes formados por Marruecos cumplen con la legalidad allí donde son enviados porque es uno de los fundamentos del rito maleki (y su variante ashari) vigente en Marruecos y en la versión que el país magrebí «exporta» más allá de sus fronteras.