Agentes antidisturbios de la Policía Nacional frente a grupos independentistas en Barcelona - EFE

Marlaska gasta casi un 10 por ciento de su presupuesto en la equiparación salarial de policías y guardias civiles

El sueldo de los agentes del Instituto Armado crecerá, con respecto a 2017, un 17, 58 por ciento; el de los policías, un 14,23

MadridActualizado:

El Ministerio del Interior se va a gastar en la equiparación salarial de policías y guardias civiles, que culmina en 2020, un 9,6 por ciento del presupuesto de 2018, que a día de hoy sigue en vigor al no haber aprobado el Gobierno uno alternativo. El Departamento que dirige Fernando Grande-Marlaska, que hizo suyo el acuerdo alcanzado con sindicatos y asociaciones por Juan Ignacio Zoido, completará el año que viene un desembolso de 807 millones de euros, que obviamente quedan consolidados en las nóminas de estos funcionarios y que supone, por ejemplo, un presupuesto similar al de la Dirección General de Tráfico.

A pesar de lo espectacular de la cifra -basta añadir que esos 807 millones suponen el 17 por ciento de la masa salarial total de la Policía y la Guardia Civil en 2018, que ascendió a 4.507,6 millones) la asociación Jusapol considera que se trata de un aumento de sueldo insuficiente y niega, en contra de lo que sostienen los sindicatos y asociaciones que participaron en el acuerdo, que la equiparación no es real.

Aun en la hipótesis de que quede algún tramo para alcanzar la igualdad plena, algo que no aceptan ni el Gobierno ni los representantes legítimos de la Policía y la Guardia Civil en la mesa de negociación, las comparativas sobre el esfuerzo realizado por el Gobierno demuestran hasta qué punto el acuerdo fue un éxito sin precedentes para los intereses económicos de los miembros de las Fuerzas de Seguridad.

397 euros más al mes

Al tratarse de funcionarios, para hacer una comparativa real habrá que fijarse en lo que ha sucedido con el resto de trabajadores de la función pública, y para ser aún más precisos de aquellos que dependen de la Administración central. El crecimiento medio salarial acumulado que ha tenido este colectivo entre 2018 y 2019 respecto a 2017 fue del cuatro por ciento, sin duda una cifra más que modesta ante los 14,23 puntos más que a finales de año tendrá la Policía Nacional, o los aún más espectaculares 17,58 que recibirá la Guardia Civil.

Las cifras concretas también son elocuentes: de media, cada policía nacional ganará 4.759,5 euros más al año que en 2017, lo que supone un incremento medio de 397 al mes. Dicho en otras palabras, y sin entrar en cuestiones como complementos u otras variables: para aquellos que ganaban unos 2.000 euros, es como si les hubieran subido dos pagas y media extras anuales...

La Guardia Civil aún saldrá más favorecida, dado que su punto de partida era peor que el de la Policía. Al acabar este año los guardias cobrarán una media de 5.491 euros mas al año que en 2017, lo que supone una subida de 457,6 más al año, casi tres pagas extra para ese sueldo de 2.000 euros mensuales.

Alguien podrá decir que a pesar de esa subida la brecha salarial respecto a las policías autonómicas no se ha reducido, aunque de nuevo las cifras oficiales desmienten a los que sostienen esa tesis: en esos Cuerpos, que han sido la referencia para conseguir la equiparación, el sueldo a finales de 2019 respecto a 2017 apenas habrá crecido un 4 por ciento; exactamente igual, por cierto, que el de los funcionarios públicos dependientes de la Administración Central.

La conclusión, por tanto, es evidente: los sueldos de policías y guardias civiles habrán aumentado a finales de 2019 respecto a 2017 más de 10 puntos más que los del resto de funcionarios.

Si tomamos como referencia el incremento salarial que se habrá acumulado entre 2018 y 2020 -un gasto que ya está comprometido, y por tanto fuera de toda discusión- el aumento medio del sueldo de los policías nacionales será de un 19 por ciento, lo que supone 6.346 euros más al año que en 2017, 529 más al mes... En la Guardia Civil, en el mismo periodo, el aumento será de un 23,8 por ciento, 7.442 más al año, unos 620 euros más mensuales.

Sin comparación

Respecto al resto de funcionarios públicos y policías autonómicas, no hay comparación posible: a finales de 2020 la Policía habrá ganado 13 puntos más que ellos, y 16,2 en el caso de la Guardia Civil.

A pesar de las abismales diferencias, el resto de trabajadores públicos no han utilizado hasta ahora este agravio comparativo en sus negociaciones con la Administración e incluso, como la gran parte del resto de la sociedad, han apoyado a las Fuerzas de Seguridad en las negociaciones.

Otro de los «mantras» de Jusapol es que se ha dejado fuera de la equiparación salarial a los policías y guardias civiles jubilados, con lo cual se ven perjudicados en sus pensiones. «Cada uno puede reivindicar lo que quiera -explican desde Interior-, pero este ministerio nada tiene que ver con ese asunto porque está fuera de sus competencias». Fuentes sindicales lo corroboran: «Habría que hacerlo en el marco de la ley de clases pasivas, porque somos unos funcionarios como cualquier otro; intentar convencer de los contrario es engañar a los compañeros y crear una frustración innecesaria», precisan.

«Me preocupa mantener la excelente imagen que tenemos hoy en la opinión pública, que hemos conseguido gracias a nuestro trabajo y sacrificio, en unas condiciones muchas veces difíciles. Pero debemos tener cuidado, porque si después de haber conseguido todo esto insistimos en decir que nos maltratan y hacemos movilizaciones impropias de nuestra condición de servidores públicos, pueden empezar a considerarnos como insolidarios, cuando no como aprovechados», comentan a ABC fuentes policiales ajenas a los sindicatos.

Y tanto estas fuentes, como las sindicales y las de Interior son plenamente conscientes de que «nunca más se volverá a firmar un acuerdo de estas características, que solo fue posible por el momento histórico en el que se produjo», con una sociedad volcada con sus Fuerzas de Seguridad a raíz de los acontecimientos que se vivían en Cataluña.