Mark McKinnon ASESOR DE COMUNICACIÓN DE GEORGE W. BUSH «Las próximas elecciones se juegan en YouTube»

De él dijo George W. Bush que le «impresionó su creatividad y su honestidad». Luego, tras sentenciar «es un aliado de confianza», le colocó a la derecha del presidente de EE.UU., junto a Karl Rove, el

Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

De él dijo George W. Bush que le «impresionó su creatividad y su honestidad». Luego, tras sentenciar «es un aliado de confianza», le colocó a la derecha del presidente de EE.UU., junto a Karl Rove, el otro diseñador de la política de comunicación del hombre más poderoso de la tierra. Y Mark McKinnon, aquel demócrata que en los 70 escribía canciones country para Kris Kristofferson, conquistó para la causa republicana dos victorias electorales seguidas. Ahora viene a Madrid donde el próximo 27 de noviembre revelará en el VI Seminario Internacional de Comunicación Política y Electoral, que organiza Mas Consulting Group junto a la Universidad George Washington (www.comunicacionelectoral.com), la fórmula de su éxito

-¿La publicidad ha sustituido a la ideología?

- No. La publicidad es simplemente una forma de comunicar un mensaje y una ideología políticos. Las campañas son siempre una cuestión de ideología y la publicidad es simplemente la herramienta con la que comunicamos dichas ideas.

-Rudolph W. Giuliani cree en la financiación federal del aborto y en el control de armas, mientras Hillary Clinton acarrea la losa de apoyar la guerra de Irak. ¿Se puede seguir hablando de candidatos de izquierda o de derecha o esa división ha sucumbido a la evolución o disolución de las ideologías tradicionales?

-Como siempre, hay presiones cruzadas de la derecha y la izquierda en ambas primarias. El truco es permanecer lo más cerca del centro para ganar las elecciones. Clinton parece estar haciéndolo satisfactoriamente. Giuliani y McCain son los candidatos republicanos más centristas.

-En las que ya se consideran las elecciones más importantes de la historia en EE.UU. no aparecerá en las papeletas, por primera vez desde 1952, el nombre de ningún ocupante de la Casa Blanca y los votantes tienen la posibilidad de entregar las llaves del poder, también por primera vez, a una mujer (Hillary Clinton), a un afroamericano (Barack Obama), a un mormón (Mitt Romney), a un hispano (Bill Richardson) o al hombre de más edad que pisaría el despacho oval, John McCain, al que usted asesora. ¿Cuál es su apuesta y por qué?

-Bueno, es evidente que apuesto por el senador John McCain, y además creo que todavía vivimos una crisis de seguridad nacional. Si la cuestión es cómo mantener la seguridad de nuestro país, entonces la respuesta es McCain. Tiene la experiencia militar de toda una vida; ha sido prisionero de guerra y sabe lo que significa que te nieguen la libertad.

-¿Qué pesará más en los electores norteamericanos, guerra, impuestos o terrorismo?

-Creo que el terrorismo todavía copa las primeras posiciones entre el electorado. El 11-S sigue fresco en la mente de todo el mundo, y la idea de que vuelva a suceder algo parecido sigue estando presente. Todavía estamos en Irak y las cosas van mejorando, pero la guerra a menudo se extiende mucho más allá de las fronteras de Irak.

-¿Con qué vota la gente: con la cabeza o con el corazón?

- La gente vota con el corazón; la emoción siempre trasciende.

-¿Ha pasado ya en Estados Unidos la moda de los «outsider» como Schwarzenegger y se recupera la confianza en el político profesional?

- Todavía está por ver; existe un apetito abrumador de cambio en este país, el más fuerte que he presenciado desde 1992. Me sorprende que Obama haya sido incapaz de sacar mejor partido de ello.

-¿Cómo se fabrica un candidato para que llegue triunfal hasta la Casa Blanca?

-Los candidatos deben hacerse a sí mismos. Es esencial una combinación de experiencia, habilidad, oportunidad y suerte. Es un proceso doloroso que puede resultar humillante, físicamente agotador y verdaderamente brutal.

-¿Vale más un debate en televisión o una página de internet? -Lo mejor sería una combinación de un debate televisivo que se convierta en marketing vírico, aquel que explota las redes sociales de internet; ya no queda mucha gente que vea los debates televisivos. Internet es un canal poderoso que comunica información relevante a los votantes.

-¿La última novedad en el marketing político?

-YouTube. Éstos son unos comicios de YouTube, que es el campo en el que se van a definir los ganadores, y en donde el poder para comunicar ha pasado de los políticos a las masas. Es una comunicación política democratizadora.

-¿Qué no debe hacer nunca un candidato?

- Ponerse un sombrero en la cabeza...

-El mensaje de Tony Blair en su primera campaña («Gran Bretaña merece algo mejor») tardó seis meses en gestarse a pesar de su simplicidad. ¿De cuál de los lemas creados para Bush se siente más satisfecho?

-Estratégicamente, la campaña de 2004 fue la más difícil. El tema era el liderazgo sólido. La campaña «Tiempos de cambio» surtió efecto.

-Usted ha dicho «es un gran ser humano: tiene alma, un buen corazón y es compasivo». En Europa dice que está hablando de Bush y no lo creen.

-También hay gente en Estados Unidos que no se lo cree, pero cuando le conoce, cambia de opinión.

-El presidente, ¿es un hombre fácil que se deja aconsejar?

-Era fácil de asesorar porque sabe en qué cree. Ha tenido que gobernar en una época muy dura. Creo que sus convicciones son sólidas y no necesita que se las recuerden.

-¿Qué papel ha jugado en la estrategia política de Bush el fundamentalismo religioso y el permanente «God bless America»?

-En realidad, ninguno. Es un hombre de una fe inquebrantable y no trata de ocultarlo; no utilizamos nada literalmente con un mensaje basado en la fe.

-¿Cómo han trabajado sobre la especie extendida de que Bush es un hombre simple, protagonista de superventas y películas donde se da cuenta de sus meteduras de pata?

-Tienes que hacerlo. Lo aceptamos desde el primer momento. No lo obviamos y sabíamos que forma parte de quién es y es algo que al votante corriente en realidad le resulta simpático.

-¿Qué contiene el I-Pod presidencial?

-El presidente Bush es un fan de la buena, sólida y reconocida música country americana.

-¿Qué relación hay entre política y arte?

-La política es ciencia en un 75 por ciento y arte en otro 25. Tanto la música como el arte en general contribuyen a ganar.

-¿Michael Moore ha sido una pesadilla para usted o le da más dolor de cabeza Al Gore?

-Michael Moore ha sido fantástico para nosotros. Le invitamos a la Convención Nacional Republicana en calidad de periodista.

-Tras el abandono de Karl Rove y Alberto Gonzales, a remolque de una crisis económica, con la guerra de Irak y la revelación de fallos previos al 11-S, ¿Bush es un presidente en estado terminal?

-Rove y Gonzales trabajaron durante más tiempo que la mayoría de los asesores. Me sorprende que estuvieran un periodo tan largo. Y desde luego le aseguro que el presidente no está ahí para calentar el asiento. Espero que sorprenda a la gente el año que viene con sus logros.

-¿Qué importancia tendrá en las próximas elecciones el voto hispano y cómo se conquista?

-Es clave. Creo que posiblemente ayudó al presidente Bush a ganar ambas elecciones. Los votantes latinos también serán cruciales en los próximos comicios. Por eso me preocupa que la línea dura republicana sobre inmigración perjudique al partido.

-Vayamos a los asuntos de familia que tanto están dando que hablar. ¿Forma parte de la estrategia política que Michell Obama, esposa del pre candidato demócrata afroamericano, diga que «Barak es muy humano. Cuando duerme ronca y cuando se despierta huele mal?»

-Me parece sincero y creo que es inteligente, porque a los votantes les gusta la franqueza, los momentos de sinceridad

-Usted que vivió unas elecciones tras el 11-S, ¿qué opina de la incidencia de los atentados del 11-M sobre los comicios españoles de 2004?

-Está claro que los atentados del 11-M tuvieron un impacto enorme en las elecciones españolas. Mantener a nuestras comunidades a salvo del terrorismo seguirá siendo un imperativo político en todo el mundo.

-¿Para qué político en Europa le gustaría trabajar?

-Para el presidente Nicholas Sarkozy

POR VIRGINIA RÓDENAS