El empresario David Marjaliza, considerado uno de los cabecillas de la trama Púnica, en su comparecencia en el Congreso
El empresario David Marjaliza, considerado uno de los cabecillas de la trama Púnica, en su comparecencia en el Congreso - EFE

Marjaliza asegura que seguirá colaborando con la Justicia «más allá de que me peguen un tiro»

El empresario y presunto cabecilla de la trama Púnica se muestra arrepentido, anticipa nuevas revelaciones en los juzgados y destaca que no solo trabajaba con el PP

Madrid Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

El empresario David Marjaliza ha comparecido esta tarde en el Congreso de los Diputados en la comisión que investiga la presunta financiación ilegal del PP. Desde su primera respuesta al grupo socialista, el primero en tomar la palabra, ha puesto de manifiesto que no venían a desvelar nuevas cuestiones: «Me ratifico en lo que he dicho en sede judicial».

Una constante que se ha repetido durante las intervenciones de todos los grupos, pero en la que Marjaliza, considerado uno de los cabecillas de la trama Púnica, ha dejado algunos detalles interesantes, como su firme decisión de seguir colaborando con la Justicia. «¿Si volviera a nacer no lo haría?» le preguntaba el diputado de Compromís Joan Baldoví. «No, no vale la pena», ha contestado Marjaliza. «Yo voy a seguir. Soy muy cabezón. Y he decidido colaborar con la Justicia. Voy a llegar hasta el final, más allá de que me peguen un tiro», ha dicho acto seguido.

El empresario ha expresado su voluntad de aportar «más cosas que estamos buscando» en el curso de la investigación, motivo por el que ha evitado entrar en muchos detalles: «Me encantaría dar más explicaciones, cuando acabe la instrucción encantado de volver aquí a hablar de lo que he presentado y lo que voy a presentar». Marjaliza ha dicho que es el «miedo a perder a mi hijo», que tenía 6 años cuando él fue detenido, el motivo por el que ha decidido colaborar.

Aunque no ha querido desvelar nuevos datos, Marjaliza ha puesto encima de la mesa acusaciones importantes. Así, ha dicho que el dinero se entregaba «a veces a cambio de algo y a veces no», pero que «cuando llegaban las campañas tocaba pagar». Aunque su intención era cumplir de forma escrupulosa con su decisión de no contestar amparándose en lo ya declarado en sede judicial, en todo momento ha deslizado sus respuestas. «¿Ha pagado actos del PP?», le ha preguntado un portavoz, a lo que Marjaliza ha contestado: «No le puedo decir que sí porque no me deja el abogado que le diga que sí».

Pero en este punto ha vuelto a insistir en que este tipo de prácticas iban más allá: «No lo centre solo en el PP», ha dicho Marjaliza, apuntando a que él trabajaba con «todos los partidos que estaban en el arco parlamentario». Preguntado por las personas con las que trataba de PSOE o Izquierda Unida ha dicho que «en cada municipio con el concejal que tocara».

Durante su comparecencia y a dos preguntas de los portavoces ha confirmado que en estos momentos cuenta con protección policial a cargo del ministerio de Interior, aduciendo que ha él y su familia han sufriso amenazas. Aunque en ningún momento ha querido asegurar que dichas amenazas procedan del entorno de Francsco Granados o del PP: «Yo no sé de quién vienen».